Balagán

Israel y la bomba

Se acaba de publicar en Estados Unidos The Worst-Kept Secret: Israel's Bargain with the Bomb, del profesor israelí Avner Cohen, un historiador que se ha especializado en la capacidad nuclear del Estado judío. La revelación más interesante se refiere a la guerra de 1973, cuando Egipto y Siria atacaron por sorpresa a Israel. Cohen, citando al difunto profesor Yuval Neeman, que llegó a ser ministro, revela que durante la guerra Moshe Dayan, entonces ministro de Defensa, propuso al gabinete en varias ocasiones que se estudiara la posibilidad de hacer una "demostración" nuclear. El libro también revela que en el transcurso del conflicto Israel declaró "dos o tres veces" su "disposición estratégica" para usar la bomba.

Aparentemente, Dayan quería que Estados Unidos fuera consciente de que Israel estaba preparada y dispuesta para pulsar el botón. Otros colegas de Dayan le dijeron a la primera ministra Golda Meir que la discusión sobre el uso de la bomba era "prematura" y ella estuvo de acuerdo. En cualquier caso, Kissinger obtuvo de la administración norteamericana una considerable ayuda militar que fue aerotransportada inmediatamente a Israel y probablemente influyó en la marcha de la guerra.

La cuestión nuclear no deja de ser un tema complicado, aunque conforme va discurriendo el tiempo se va generalizando la opinión de que la opción nuclear es peligrosa para todos. Una vez se ha usado la bomba, es irreversible. En la memoria está Hiroshima. Nadie quiere que eso se repita. Desde luego, no hay que permitir que Irán fabrique la bomba (aunque sí que se debe permitir que obtenga energía nuclear para uso comercial). Y lo mismo debiera decirse de Israel. En el gabinete israelí hay políticos, como el titular de Exteriores, Avigdor Lieberman, y no es el único, que son de gatillo fácil. Lieberman se ha expresado recientemente de manera muy agresiva y belicosa, incluso con respecto a países árabes con los que Israel ha firmado la paz. No estaría de más quitarle la bomba de las manos y en esa dirección debería trabajar Occidente.