Balagán

Un balcón en Beirut

Acaba de publicarse La historia desde mi balcón, la última compilación de crónicas sobre Oriente Próximo del decano de los periodistas españoles en la región. Tomás Alcoverro, corresponsal de La Vanguardia en Beirut, ha sido agudo testigo de casi todo lo que ha ocurrido en la zona desde hace más de cuarenta años. Ya en 1970 presenció en Jordania las trágicas jornadas de Septiembre Negro, y más tarde se estableció en la capital libanesa, donde durante la guerra civil (1975-1990) adquirió una hermosa vivienda cerca de la calle Hamra, en el corazón de Beirut oeste, en la que sigue viviendo a día de hoy.

Esa casa tiene un balcón donde he estado tan tranquilamente apurando un aperitivo mientras Tomás pontificaba sobre Siria, Hizbola o Israel, con palabras sabias salpicadas de anécdotas curiosas. En una de las crónicas de su reciente libro, cuenta que desde ese balcón ha visto en directo discurrir ante él la historia de Líbano.

Líbano comprende una buena parte de las crónicas del volumen, pero Tomás, que tiene como libro de cabecera en Beirut A la recherche du temps perdu, escribe sobre otros muchos países con una prosa muy rica en la que no se oculta la voluntad de hacer literatura grande, y a menudo lo consigue. Son ráfagas que refrescan y animan la lectura, ya de por sí interesante, de textos escritos por alguien que no sólo conoce la zona a la perfección sino que además la ama profundamente.

Tomás escribe deliciosamente y además descubre los entresijos de Oriente Próximo. La historia desde mi balcón se puede recomendar como lectura estival para todo aquel que quiera aprender del maestro conforme éste recorre distintos países. Además, algunas de las crónicas, de rabiosa actualidad, tienen que ver con las recientes revoluciones árabes. En mi opinión, es el libro más exquisito y trascendente de los cuatro que ha publicado en los últimos años.