Balagán

El misterio de los buques comerciales que explotan

The Wall Street Journal ha publicado esta semana una información que revela algunas mañas de Israel. El periódico sostiene que los israelíes han dinamitado una docena de buques comerciales iraníes en alta mar cerca de Israel.

La táctica habitual consiste en que cuando un buque objetivo pasa cerca de Israel, una unidad militar le adosa una o dos bombas al casco que explotan posteriormente.

El último incidente ocurrió hace unos días. Los zapadores calcularon mal y la explosión dio lugar a un enorme vertido de combustible que causó la peor catástrofe medioambiental en la historia de Israel.

Las playas de prácticamente toda la costa se llenaron de combustible y fue un desastre para la fauna y la flora.

El caso es que hace solo unos días, un buque comercial israelí recibió la misma medicina en el golfo de Omán y los dirigentes de Tel Aviv acusaron inmediatamente a Irán de "terrorismo".

Los detalles de los ataques revelados por The Wall Street Journal se encuentran todavía bajo censura militar en Israel, de manera que lo que se conoce son filtraciones que se publican en el extranjero, pero no en Israel, no se sabe hasta qué punto son precisas.

En Israel la publicación del periódico de Nueva York ha sentado como un tiro. Hay que recordar que los israelíes utilizan regularmente ese periódico para sus propias filtraciones.

Está claro que ellos no han filtrado la docena de ataques contra buques comerciales iraníes, de manera que ha tenido que ser la administración americana la que lo ha hecho.

Pero, ¿qué sentido tiene que Washington filtre una noticia tan dañina para la reputación de Israel?

Esa es la cuestión que preocupa a los dirigentes hebreos. Algunos medios israelíes han indicado que posiblemente el equipo de Joe Biden ha querido dar una lección a Israel, un toque de atención con el que se advierte al primer ministro Benjamín Netanyahu de que si actúa contra los intereses de EEUU con respecto a Irán, EEUU sabrá responder.