Opinion · Bulocracia

Más de un millón de coches abandonados en Alemania (China)

Los precios de los carburantes baten récords, tanto en España como en el resto de Europa. En nuestro país sigue siendo más barata la gasolina y el diésel que en otros, como Italia o Portugal, pero es evidente que los precios están por las nubes. Repostar en las gasolineras es cada vez más costoso y ya sale por un buen pico.

Seguramente por eso podemos encontrar en Internet, ahora y desde hace casi un año, algunas páginas en distintos idiomas que aseguran que “en Alemania el gobierno ha subido el precio del combustible” e inmediatamente, “en solo una hora”, más de un millón de coches han sido abandonados por sus dueños para colapsar las calles en señal de protesta, provocando con ello la bajada instantánea de los precios.

Es todo falso y estos argumentos que adornan algunas webs flojas parecen partir de un simple letrero de esos que se comparten en las redes sociales como una verdad absoluta, un letrero que recorre la Red al menos en español y en inglés, pero que en todos los casos no tiene ni firma, ni fecha, ni veracidad alguna y que, sin embargo, muchos siguen creyéndose.

No han sido abandonados más de un millón de coches en Alemania, cifra bastante redonda, por otra parte, como resultado de una supuesta protesta por el aumento de los precios de los carburantes. Ni por eso ni por ninguna otra razón. Es más, si nos fijamos en la foto, eso parece un atasco de horas y horas, y además en algún lugar de Asia, porque hay muchos carriles y, sobre todo, porque todas las personas que se ven entre los coches tiene rasgos orientales.

Y efectivamente, es una foto de octubre de 2012 en China, concretamente de Guangdong, la provincia con mayor población del país, con cerca de 105 millones de habitantes. Los chinos, que son unos 1.400 millones solo en China, comenzaban a disfrutar sus días libres de la “Semana Dorada” y el Gobierno había suspendido el pago de los peajes de las carreteras, entre otras cosas para favorecer que más gente se animara a irse de vacaciones.

Y lo consiguió, pero con unos resultados nefastos, ya que el primer día de la semana festiva miles de coches permanecieron parados durante horas en las carreteras debido a multitud de colapsos de tráfico en torno a ciudades de toda China. Y eso que el otro objetivo de no cobrar los peajes era precisamente evitar los atascos.

Pero ahí, en esa fotografía, veo yo al menos un Audi, eso sí. Es negro y está cruzado casi en el centro de la foto. Así que algo alemán sí que hay en esa imagen de China.