Opinion · Bulocracia

Los votos de Vox

Los fans de Vox siguen sin creerse los resultados de las elecciones generales del 28 de abril y tratan de justificar sus sospechas de múltiples maneras. Por ejemplo, con este cartel en las redes sociales al que le falta la tilde en «cómo», o con otros compartidos similares. En sus explicaciones sobre este asunto en las redes, a los más entusiastas les sale que «tendrían que haberle dado a Vox 80 diputados» y no solo 24.

Ahora, por otra parte, están más contentos los incondicionales de Vox después de que ‘se vayan confirmado’ sus acusaciones de pucherazo electoral. Y es que finalmente no era cierta la noticia que daban hace unos días varios medios, que decía: «Almegíjar (Granada), único municipio de Andalucía donde nadie votó a Vox«. Sí que tuvo votos en Almegíjar. Tuvo 13. Pero «un error a la hora de transmitir el recuento» provocó que los votos de Vox fueran a parar al PCPE, nada menos.

Volviendo al letrero, según la ‘lógica’ que aporta, si con el 23% escrutado Vox sumaba 23 diputados, con el 100% tendría que haber conseguido 100. No acaba de comprenderse, pero dan a entender, como hacen los malos perdedores, que han tangado a los de Santiago Abascal, y eso que no les ha ido mal pasando de cero a 24.

Los cálculos sobre los primeros porcentajes de votos escrutados suelen ser ya bastante aproximados, pero nunca precisos. De hecho, en el caso de Vox no se equivocaban mucho, solo por un diputado. Sin ir más lejos, a esas alturas del recuento al PSOE le iba aún mejor las cosas de cómo acabaron, pues se le otorgaban 128 diputados, que llegaron a ser 131, y finalmente consiguió 123.

También le iba mejor por entonces al Partido Popular, un escaño mejor. Los datos de la debacle del PP en esos momentos eran más certeros que en el caso del partido de Pedro Sánchez, pues al de Pablo Casado se le asignaban 67 diputados y al final logró 66. Tenía solo 65 con más del 80% escrutado, aunque remontó un escaño a costa de que lo perdiera Coalición por Melilla, que lo tuvo cuando el escrutinio iba por el 41% y casi hasta el final; y eso que el PP ha perdido más de la mitad de los votos que logró en Melilla en 2016.

Lo cierto es que lo que dice el letrero de Internet no tiene mucho sentido. Los porcentajes se calculan teniendo en cuenta todos los diputados asignados a cada provincia, y los resultados provisionales pueden mostrar tanto escaños conseguidos como probables.

Esos resultados varían. Los datos que se van mostrando no son reales pero sí bastante aproximados y en todo caso no fallan en tendencias, como puede comprobarse. Aunque a veces es incluso el voto por correo lo que acaba siendo determinante y las previsiones revientan. Por eso solo el escrutinio completo puede ofrecer los datos completos, lógicamente.