Opinion · Ciudadano autosuficiente

Diez problemas cotidianos y sus correspondientes soluciones

Vestir ropa de moda

Solución sostenible
Compra tu ropa en las tiendas de segunda mano. Tienen amplia variedad de modelos a una fracción del precio de la ropa de marca. Otra posibilidad es desgastar tú mismo los pantalones vaqueros exponiéndolos una semana al sol y luego acuchillándolos. Apenas gastarás dinero y te convertirás rápidamente en un influencer.

Llevar el bocata al trabajo

Solución sostenible
Usa las bolsas de papel del pan. Si el bocata es muy pringoso, usa dos o tres o mételo en un táper. Evitarás gastar una fortuna en papel de aluminio, bolsas o film plástico, que luego tendrás que tirar.

Alimentarnos de manera sana cuando no tenemos mucho tiempo ni dinero

Solución sostenible
Practica la cocina de los nietos. Es un tipo de cocina para trabajadores (que se hace fácilmente, con ingredientes accesibles y en poco tiempo) basado en el recetario tradicional. Tiene alta proporción de vegetales (legumbres, verduras, cereales) y muy baja de carne, por lo que resulta barata.

Llevar a los niños al colegio

Solución sostenible
La más radical es que el niño o niña vaya caminando al colegio del barrio. Si eso no puede ser, hay soluciones como las rutas de autobús, o compartir coche con otros padres o madres.

Comprar alimentos sin comprar al mismo tiempo un montón de plástico que pagamos a precio de comida

Solución sostenible
Hay dos grandes soluciones: los nuevos establecimientos de venta a granel y los antiguos mercados, fruterías y verdulerías. Si además llevas tus propios envases (eso es nivel experto), comprarás con residuo cero. Si no, obtendrás unas cuantas bolsas de papel, muy útiles para envolver bocatas y otras cosas.

Lavar la ropa

Solución sostenible
Es el truco de disolver un poco de jabón corriente rallado en agua caliente y usar la mezcla como detergente. Para ropa muy sucia, añadir un poco de vinagre diluido en agua. No necesitas gastar una fortuna en detergente, suavizante, aprestante, etc.

Limpiar cristales

Solución sostenible
No hace falta usar limpiacristales. Utiliza papel de periódico o papel de cocina ligeramente humedecido, es todo lo que hace falta.

Enfriar la casa en verano

Solución sostenible
Abrir todas las ventanas al amanecer, dejarlas así una hora y luego cerrar herméticamente y bajar todas las persianas, cortinas y toldos que haya, progresivamente según vaya dando el sol. Luego, en puntos concretos, usar un ventilador o un evaporador (funciona moviendo un aire húmedo que roba calor de la estancia al evaporarse). No necesitarás aire acondicionado de compresor.

Quitar el polvo y limpiar la casa en general

Solución sostenible
Una pasada con la escoba o mopa (en modo lento, para no levantar polvo), algunos toques de plumero, pasar paños ligeramente humedecidos por puntos concretos y repasar el suelo con una fregona no seca. No necesitas aspirador, robot de limpieza ni ningún producto de limpieza.

Hacer el trayecto diario al trabajo, cuando no hay transporte público ni vehículos compartidos disponibles y el trayecto es superior a 10 km.

Solución sostenible
Cómprate una bici eléctrica. Las hay desde 400 €, con una autonomía de 25 km. Puedes cargarla en cualquier parte y guardarla en tu propia casa. La opción más habitual, coger el coche, tiene el problema de que resulta cara y engorrosa: hay que buscar y pagar aparcamiento, preocuparte por el combustible, las reparaciones y la puesta a punto, etc. Con lo que gastas en el coche, te puedes comprar diez bicis eléctricas al año.

 

¿Estás interesado en participar en la transición hacia una alimentación más sostenible? Visita Comida Crítica.

Únete a las miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.