Morir de hambre, la verdadera incomodidad

LUZ SANCHÍS

Tienen la idea, el título de la película, el reparto y hasta el nombre del personaje que deberá impulsarla. Solo que él no lo sabe. Los de la ONG Acción contra el Hambre han ideado una campaña para intentar concienciar sobre un problema más que incómodo para los que saben lo que es no tener nada que llevarse a la boca. Y pretenden que sea Al Gore quien haga de profeta.

La peli deberá llamarse No Hunger, título que no deja espacio a la imaginación. Los actores ideales son completos desconocidos, aunque salen a menudo en las noticias. No hará falta que aparezcan los 19 millones de niños que sufren desnutrición aguda, ni los más de cinco millones que mueren cada año. Tampoco tendrán que actuar los 140 millones de niños candidatos a quedarse ciegos por falta de vitamina A. Bastará con que salgan unos cuantos, a modo de ejemplo.
Con 40 euros se paga el tratamiento que evita esa escena tan sumamente incómoda del niño con la tripa hinchada y sin fuerzas para espantarse las moscas. Acción contra el Hambre recuerda que esa es “la verdadera tragedia del siglo XXI”. Una forma, no de decir que la otra es falsa, pero sí que es menos urgente.

Los que piensen igual, que entren en pideseloaAlGore.org y lo digan. A ver si se decide.