el pingue

Blog is Rock

Oía ayer de regreso a casa, rodeado de calçots, butifarras, cavas, Prioratos, panes y recuerdos galegos/catalanes, a Ariel Rot hablando de Rock. Argumentaba que este estilo de música se servía de eslóganes, periódicos y  sucesos para plasmar en las letras una visión del mundo y, en su caso, loarlo, parodiarlo o simplemente criticarlo.

Un blog, en este caso gastronómico, ha de ser eso, rock'n'roll.  Charlaba con Pau Arenós, en cierto sentido crítico con este mundo, sobre el nuevo estilo que ha de crearse a la hora de escribir. El diálogo "de pasillo", pausado, sin reproches más allá de los necesarios a los que quieren, entre otras cosas, quitar a unos para ponerse ellos, despreciando (ambos) a los que injurian o directamente mienten. Enriquecedora, sin ninguna duda, la conversación.

El Fórum de Girona ha sido un congreso gastronómico "total". Ha tenido sus defectos, quizá alguna ponencia en el auditorio debería haber estado más animada por el presentador, estableciendo un diálogo con el cocinero, ........, pero ha apostado por algo fundamental: los talleres y la "normalización". Creo, como consumidor y apasionado glotón, que los congresos que quieran permanecer en el calendario han de plantearse que los talleres son fundamentales, dejando las ponencias en grandes auditorios el espacio para diálogos, mesas redondas y, por qué no, proyecciones. Estaría muy bien que, como en los estudios universitarios,  se establecieran itinerarios, congresos paralelos, con posibilidad de elegir entre vanguardia y producto -cada vez me gusta menos esta acepción-, grandes nombres o figuras en periodo de "eclosión", ...... Los talleres han de tener un espacio más amplio, en el que pudieran sentarse más congresistas y donde estos tuvieran la oportunidad de degustar aquello de lo que se está hablando.

Me parece fundamental crear memoria gustativa pues, como ya he comentado, es lo que te sitúa en el mundo del placer enogastronómico y te crea una actitud crítica fundamentada.

Grandes nombres han pasado por el auditorio, ahí está el programa, pero  los talleres anexos han despertado una mayor expectación. Hay algo que los hace más cercanos, quizá los olores que desprenden las ollas, o lo fácil que es acomodarse y sentirse un alumno más, participando en una clase magistral,  o la verdad que supone una canal de vaca gallega siendo trabajada por el cocinero y el artesano carnicero....

Creo que el Fórum será un espejo en el que los futuros congresos tendrán que mirarse. Tendrán que apostar, como en éste, por el mundo del vino, el de "la pequeña gastronomía", el más cercano a la gente de a pie. Todo un "momentazo" sería el conjugar cocina casera, la de cada día, la más tradicional, en un mano a mano: la madre o el padre que cocina cada día compartiendo escenario con quien, basándose en ese recetario de la memoria, dialoga con la vanguardia de tú a tú, aceptando cada uno que su mundo no es lejano, es el mismo: la felicidad.

Blog is rock es el titulo de este post porque creo que así debe de ser, un espacio abierto al disfrute pero sin perder un ápice del alma que desprende cada uno de los participantes que tuvo algo que contar en la décima edición. El Fórum ha sido una letra bien escrita para ser "cantada" y contada, con partes en las que la música era suave, delicada y por momentos se arrancaba para luego repetir un estribillo: tierra, libertad de creación, artesanos, vanguardia, respeto, diversión, hombres, mujeres, honestidad,  paz y justicia. Las cuerdas que se rompieron seguro que Pep Palau y Jaume Von Arend las habrán tensado de nuevo. No son unos neófitos y así se ha podido ver, en un congreso, técnicamente -¡gran equipo!- muy bien organizado. Hasta Santiago 2010.