Opinion · El desconcierto

¿La defenestración de Pablo Iglesias?

Primero fue en el PSOE, ahora en Podemos. ¿Qué ocurre con las minorías en los partidos de izquierda? ¿Por qué no acatan las decisiones votadas por la mayoría? Ayer con la defenestración de Pedro Sánchez, hoy con la de Pablo Iglesias. Si el líder del PSOE pudo finalmente defender la legalidad y legitimidad de su mandato, gracias a la democrática reacción política de los militantes socialistas, está todavía por verse si el líder morado puede, sabe y quiere defenderse, convocando el  voto de los inscritos podemitas, del cerco, acoso y derribo del que es objeto, pese a haber triunfado ampliamente en Vistalegre II. Si el 30% de Podemos logra abatir a quien ha sido votado por el 70%, la izquierda podría volver a los tiempos más autoritarios de su historia.

A la vista del potente reto de Errejón, Vistalegre II continúa abierto. No cabe entender lo que ocurre hoy, más allá de las posturas del candidato a la Comunidad de Madrid, si se olvida que este dirigente se salta los procedimientos democráticos internos, con la finalidad de ganar en las elecciones del 26 de mayo lo que perdió en Podemos a primeros de febrero de 2017. Al mezclar la batalla interna, que él da por inconclusa en la formación morada, con la batalla electoral municipal-autonómica, efectúa una hábil e inteligente jugada que deja a la mayoría de Podemos a los pies de los caballos de la minoría de Podemos. Es un hecho consumado, un fait acompli. Tanto si Iglesias cede como si no se enfrenta, gana Errejón. En cualquiera de los dos supuestos, él prosigue como candidato y, sobre todo, intenta que la minoría podemita que dirige consiga dar la vuelta al triunfo de la mayoría de Podemos.

Ese 30% que votó a Errejón en Vistalegre puede reconvertirse en las urnas autonómicas de mayo, con ayuda de todo un electorado ajeno a Podemos, en un porcentaje que invierta la tendencia votada por los inscritos morados. Toda la retórica que le acompaña, basada en esa falacia de contraponer lo que él llama la espontaneidad a los cauces democráticos de las siglas políticas, puede recrear hoy un caudillaje peronista ajeno a las organizaciones que representan los intereses populares. Tan necesario es intentar traspasar las fronteras partidarias en las urnas como defender la soberanía de los partidos. Esa confusión entre lo político, lo electoral y lo social, en la que se enfrentan los resultados electorales a los internos de Podemos, pretende sustituir los colectivos políticos por núcleos irradiadores, por decirlo así con los términos de Errejón.

Tanto si un posible pacto logra que Iglesias no se presente, como si, por el contrario, un candidato oficial se opone a Errejón, la fecha elegida por la minoría podemita, las triples urnas del 26 de mayo, evidencia la clara intencionalidad de tratar de deslizar el electorado de Podemos hacia los candidatos de la minoría morada. En el  primer caso, por razones obvias, en el segundo, porque Podemos correría el riesgo de verse marginado socialmente como una formación radical con la ayuda, siempre inestimable, de la fiel infantería mediática. Tratar de salir de esa trampa, no le va a ser nada fácil a la mayoría de Podemos. La minoría ha sabido elegir con astucia su mejor campo de batalla.

Efectivamente, Errejón dice verdad cuando afirma no buscar crear un nuevo partido. Pero, como sucede siempre con todos los políticos profesionales, la verdad no es toda la verdad. Porque lo que intenta– tiene perfecto derecho a ello, aunque no por procedimientos tan espúreos– es defenestrar a Pablo Iglesias de la dirección de Podemos. Cofundador de la organización morada, no se reconoce en la línea de la actual dirección y, por lo tanto, ha decidido intentar corregirla. En la ambigüedad de lo que fue el parto prematuro de Podemos, de la que tan responsables son ambos políticos, reside la lucha que mantienen los dos líderes. No sólo pugnan por conservar o recuperar el poder personal, sino, sobre todo, por marcar todo el rumbo de la formación morada.

Del mismo modo que recientemente el banquero Olliu pedía un Podemos de derechas, ahora mismo, el núcleo irradiador sugiere la necesidad de un Ciudadanos de izquierdas. Desde la premisa de que los partidos son ajenos a los intereses de las clases sociales, e incluso desde la consideración de que la política no está determinada por la economía, ni siquiera en última instancia,  cabe, desde luego, todo en el diseño de las pasarelas de moda electorales. Algo parecido de lo que le sucede hoy a Pablo Iglesias le ocurrió a Sánchez, pero el PSOE aún conserva en su sigla señas de identidad social que, finalmente, fueron las que salvaron  al  líder socialista. No parece que suceda lo mismo en Podemos, un partido político que todavía no es partido y que continúa sin conjugar bien el quién y el para qué del verbo poder. Lo veremos cuando se produzca el desenlace de la brillante ofensiva del núcleo irradiador que ataca a Iglesias al margen de las estructuras democráticas de Podemos.