Opinion · Entre leones

¡Pónganse de acuerdo de una puta vez!

Tras el encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, más de lo mismo: bloqueo, investidura fallida a la vista y nuevas elecciones en noviembre. Ese es el panorama que se vislumbra tras el nuevo cara a cara entre estos dos artistas del alambre y las declaraciones de sus mariachis.

Tengo que reconocer que estoy empezando a enfadarme con uno y con otro, de ahí mi tono un tanto arrabalero y faltón. Es absolutamente premeditado.

No me hace ninguna gracia que el PSOE y Unidas Podemos sean incapaces de ponerse de acuerdo para que España y los españoles disfruten de un Gobierno de progreso durante los próximos cuatro años.

Los votantes de izquierdas se movilizaron y pararon a las derechas, situando a Pedro Sánchez a tiro de piedra de una plácida investidura con Unidas Podemos, PNV y algunas abstenciones.

¿Se volverán a movilizar de la misma forma si no se ponen de acuerdo y vamos a otras elecciones?

Las encuestas dicen que las izquierdas sacarían 21 escaños más. Pero yo dudo muy mucho de que el desencuentro entre el PSOE y Unidas Podemos vaya a ser premiado en las urnas.

Y recelo porque estoy convencido de que muchos votantes de izquierdas no van recompensar esta incapacidad de acuerdo y diálogo, porque no va a entender que socialistas y podemitas no hallen un punto de entendimiento para abordar juntos pero no revueltos los problemas más urgentes que sufre la sociedad española.

Pienso como Máximo Pradera, que en un tuit lo expresó con mucha claridad: “El cálculo del bocachanclas de la CEOE es el siguiente: 1. Repetición de elecciones en noviembre. 2. Agotar la paciencia de la izquierda y desmovilizarla. 3. Para que gane el Trifachito por mayoría absoluta. 4. Para tener un Gobierno que favorezca los abusos”.

La presidencia de Pedro Sánchez o la vicepresidencia de Pablo Iglesias, un Gobierno monocolor o de coalición, un quítate tú para ponerme yo, es el chocolate del loro ante el sufrimiento de todos aquellos que les votaron con la esperanza de que cambiarían las cosas desde el primer minuto.

Son muchos los pensionistas que están a la espera de una mejora de sus miserables pensiones, son muchas las mujeres que sueñan con una equiparación salarial efectiva con los hombres, son muchos los estudiantes caninos que necesitan becas como Dios manda para poder estudiar, son muchos los trabajadores que necesitan para vivir dignamente una reforma laboral que ponga fin a una precariedad laboral que no cesa, son muchos los ciudadanos que quieren políticas más comprometidas con el medio ambiente y contra el cambio climático…

Todos y cada uno de ellos son más importantes que los culos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Así las cosas, aparquen chantajes y prejuicios y ¡pónganse de acuerdo de una puta vez!