La isla pública

Ríete tú de Perdidos. Para desarrollos argumentales intrincados, lo de Televisión Española. Te cuento. Están Los Otros, que llevan en la isla desde nadie sabe cuándo y que tienen su contrato fijo, su convenio y su horario inquebrantable. Pero el avión de la externalización se ha estrellado en la isla desparramando por ahí un montón de gente sin contrato fijo. Y, por donde quiera que vayas, te encuentras el humo negro que sale de las antorchas de los sindicatos. ¿El motivo? Los Otros están en contra de los recién estrellados porque eso de externalizar la producción les parece un despilfarro. Ellos quieren hacer España Directo y Águila Roja con los medios propios de TVE. Algunos de los recién estrellados, por su parte, andan mosca porque (ellos mismos me lo cuentan) hacen la labor de cinco Otros por cuatro veces menos dinero. La semana pasada, Los Otros montaron una huelga para protestar contra la externalización. La huelga salió en el Telediario, pero no fue cubierta por ninguna productora externa porque, como todo el mundo sabe, eso hubiera generado una paradoja en la continuidad espaciotemporal y habría acabado con Oliart convertido en John Cobra y viceversa. No quiero ser agorero, pero estas cosas siempre acaban igual; al final, todos están muertos. ERE creo que lo llaman ahora.