Por un puñado de anuncios

Perdidos se ha estrenado en España sólo una semana después del estreno americano. Tras meses de intensa promoción, el capítulo le dio a Cuatro un 8% de share, cifra que bien podría interpretarse como un fracaso tras tantísima insistencia publicitaria. No es de extrañar la discreta cuota de pantalla si tenemos en cuenta que casi todos sus seguidores ya habían visto el capítulo vía web. Hasta yo, que no sigo la serie, lo había visto (en excelente calidad, en versión original y con subtítulos en castellano).

Nuestro Ministerio de Cultura está trabajando precisamente en esto, en que no podamos ver las series antes de que se emitan en España para que demos audiencia a nuestras empresas de contenidos y, de rebote, a sus anunciantes. Pero lo cierto es que cada vez más gente se niega a ver ficción extranjera doblada y con anuncios. Y se trata de gente joven y con dinero, uno de los targets más deseados por los anunciantes.

Los directivos de todas las televisiones andan buscando fórmulas nuevas para integrar la publicidad dentro del contenido de los programas. Y la multinacional Apple, por su parte, acaba de anunciar que podría vender capítulos de series por un dólar. Un dólar por contenido libre de publicidad. Un dólar por veinte minutos de tu tiempo. Creo que el futuro está bastante claro.