MierdaJobs

Rechazada de un puesto de camarera por tener poco pecho: "El top te queda muy bien pero escote no podrías llevar"

El pasado martes, Arancha publicó una conversación privada con un hombre que pretendía contratarla como camarera. En dicha conversación, el supuesto empresario le pedía fotos para ver su cuerpo, porque, según cuenta Arancha a Mierda Jobs, los fines de semana tendría que ir vestida "de una determinada manera" porque trabajaría poniendo copas desde las ocho de la tarde hasta el cierre del local.

"Accedí y le mandé un par de fotos de mi propio Instagram con las características que él me pidió. Cuando me respondió publiqué la captura en mi cuenta de Twitter. Sólo tenía 200 seguidores y no me imaginaba que fuese a tener tantísima repercusión", explica.

En dicha captura se puede leer como el hombre le dice que el top que lleva en la fotografía le queda muy bien, pero que no podría llevar escote, a lo que ella responde que no. 

El supuesto empresario le dice que buscan una mujer "más echa" (literal) y que ella no da "del todo el perfil". Es entonces cuando Arancha sube los pantallazos con la frase "me han rechazado de un puesto de camarera por no tener tetas".

La conversación parece quedar ahí, pero el supuesto empresario vuelve a la carga y pide a la joven que le dé "masajes" a cambio de 70 euros. "Te daría para tus cosillas" insiste él durante la conversación.

"Me preguntó los motivos por los que no quería acceder a darle los masajes por 70 euros y, al final, tuve que ponerme seria y le dije que no me gustaba dar masajes y que no sabía darlos", cuenta.

Arancha explica a Mierda Jobs que no ha denunciado al hombre, pero que le ha bloqueado en WhatsApp. También añade que, tras la repercusión que han tenido sus tuits, varias chicas le han escrito confesando que ellas también han vivido situaciones similares.

En Mierda Jobs ya hemos denunciado varios anuncios y propuestas laborales claramente sexistas como la de un bar que usaba mujeres como reclamo sexual o la de un empresario que rechazaba a una mujer por ser madre. Incluso una oferta laboral con "componente erótico" escondía varios abusos sexuales y violaciones a mujeres.