Persona, animal o cosa

ALFONSO GUERRA- Mal ganador

Marta Nebot

Alfonso Guerra, que hace tiempo que se propuso dejar de sembrar vientos según escribió en 2007 en sus memorias ("Dejando atrás los vientos"), la semana pasada volvió a recoger tempestades. Y es que este animal político, que se define como "socialista y libre", puede estar callado pero no puede hablar sin que suba el pan, como dicen en su tierra.  Su sarcasmo al comentar la victoria de Tomás Gómez en las primarias de Madrid ha levantado ampollas sobre todo entre las ministras, que no encajaron bien que llamase "señorita Trini" a la ministra perdedora. Ante tantas críticas declaró: "Yo no sabía que la palabra señorita pudiera molestar [...] El diccionario de la RAE dice que es una fórmula de cortesía" , "se emplea más cuando las personas son jóvenes y, cuando llegan a cierta edad tal vez echan en falta que se las llame así". Y  eso  puede ser cierto; lo que pasa es que Trinidad Jiménez no es ninguna jovencita y aunque echara de menos el apelativo, ¿cómo justifica lo de Trini? ¿Le habrán llamado a él en público, alguna vez,  Fonsi?  Además, siendo tan culto, seguro que sabe que el término  está casi en desuso y ligado en nuestro subconsciente a personajes como Escarlata o  Rotenmeyer, como señorito lo está a las películas de Gracita Morales.

En mi humilde opinión, no es que lo hiciera sin querer es que no se resistió a volver a  representar su papel de poli malo (ése imprescindible en cualquier gobierno); aquél que tan brillantemente representó junto a Felipe González; ése que Aznar le dio a Álvarez Cascos y Zapatero a Maria Teresa Fernández de la Vega, que ha delegado lo de hacer sangre en José Blanco. Y es que cuando ese traje sienta bien no hay quien se lo quite del todo.

No es ningún secreto que Trinidad Jiménez apoyó desde sus inicios la candidatura de Zp a secretario general –la que ganó contra los candidatos de los que entonces eran los poderosos en el partido-. O sea, que estuvo del lado de Zapatero cuando el viejo guerrismo perdió. Ahora, que, -si me lo permite- Don Fonsi, apoyando a Gómez ha vuelto a ganar, saca de nuevo el hacha para hacer leña y es que, por momentos, pareció que tenía buen perder y ahora resulta que lo que no hace bien es ganar.