Persona, animal o cosa

CARMEN NICOLASA - Anónima premiada

Marta Nebot

No hay premios que se precien que no cuenten con un famoso entre sus premiados. De hecho muchos se conceden en función de quién puede recogerlos. Hay celebridades que los merecen y otras que no tanto; pero todas las que son muy premiadas confiesan, en petit comité, el mismo problema: ¿qué hacer con tanto trofeo? La mayoría son muy feos, grandes y pesan un huevo o dos. Los hay que montan su museo de los horrores porque tienen un ego gigante y casas ad hoc y los hay que se deshacen de ellos porque no les caben ni en el minipiso ni en el superyo.

Bueno, pues he descubierto la solución: ¡Ponga un anónimo en sus premios! Si hace el pequeño esfuerzo de localizar a un héroe desconocido, le dará una alegría y pondrá una nota de color en su evento.

El PSM entregó ayer sus premios Ana Tutor a personalidades con currículums de admirar conciliados con la lucha por la igualdad de las mujeres y a Carmen Nicolasa, una señora admirable.

Es la miembro más veterana de una agrupación socialista de pueblo (Morata de Tajuña), tiene 87 años  y, sus compañeros la consideran fiel a los valores socialistas, compartidos con su marido, que estuvo años preso por serlo. Hoy, a pesar de su edad y de su delicado estado de salud y situación económica (con una pensión no contributiva), cuida de sus nietos y sigue apoyando y participando en todas las actividades de su agrupación. Para Carmen seguro que el trofeo no va a ser una molestia a la que haya que encontrar ubicación sino un orgullo que le ayude a tirar para delante. Bailar con la más fea, salir vivo de la pista aunque siempre te toque el más difícil todavía y seguir creyendo en la especie humana es hazaña de sobra para que te premien y no sólo con el cariño de los más cercanos. Cuando los tuyos son una comunidad que va más allá de tu familia es que se tiene más alma; porque cuando se muere se sobrevive en el recuerdo de más gente. Tener la solidaridad por principio, genera personas monumentales. Tennessee Williams publicó que "la historia no se escribe sobre la gente pequeña; la gente pequeña sólo alcanza a dejar marquitas en los costados de las rocas que la gente llama fósiles" y yo añado que los fósiles son la historia más grande.