Pato confinado

Receta de crema de guisantes con jamón

Esta crema de guisantes te cautivará como la piedra esmeralda o el jade. Harás que el fruto de una planta trepadora sea un elixir... verde. Y el verde es un color especial, a medio camino entre el azul agua y el amarillo sol.

Un color de una longitud de onda de aproximadamente 495-570 nm, y asociado a la vida, a la hierba, al deseo-  mientras dure este confinamiento- de campo abierto... Así como lo recitaba Lorca: "Verde viento. Verdes ramas...".

El sabor de una crema de guisantes está entre la huerta y el pañuelo de seda. En esta receta le añadimos además un toque de volcán, unas virutas de jamón, y si puede ser ibérico, mejor. Un jardín en la punta de la lengua.

El guisante es un vegetal que arranca en abril su temporada. Aunque puedes usar congelados, extrafinos y de primera calidad, como los que recomendamos en esta receta saludable.

Receta de crema de guisantes con jamón

 

Receta de crema de guisantes con jamon

Ingredientes 4 personas:

  • 400 gr. de guisantes congelados de buena calidad.
  • 1 cebolla o cebolleta.
  • 1 puerro.
  • Entre 50 y 80 gr de jamón curado.
  • 1 litro de agua o caldo de verduras.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Mantequilla (opcional).
  • Sal.

Elaboración de la receta:

1. Corta la cebolla y el puerro en daditos. En una olla pon un chorro de aceite de oliva virgen y rehoga allí a fuego suave durante unos minutos hasta que la cebolla cambie de color.

2. Añade los guisantes congelados. Dales unas vueltas, hasta que pierdan su congelación y se impregnen con los aromas. Dos o tres minutos bastarán. Puedes darle entonces un toque de pimienta.

3. Añade el litro de agua o de caldo.

4. Deja que hierban los vegetales durante unos 5 minutos, no mucho más, para que no se pierda el sabor del guisante. Asegúrate que están blandos.

5. Retira parte del caldo y reserva una porción por si quedaran luego demasiado espesos.

6. Tritúralos con la batidora hasta que queden en crema fina. Un poco de sal, sin pasarte.

7. Si quieres regalarles más cremosidad, puedes añadir una cucharada sopera de mantequilla.

8. Añade el jamón cuando sirvas el plato caliente, que se haga en el calor de la crema de guisantes. En algunas recetas se fríe el jamón aparte en una sartén, y se sirve igualmente como complemento en la superficie del plato. Otras utilizan huevos de codorniz cocidos y cortados, picados o rallados.

"Verde que te quiero verde
verde viento verdes ramas
el barco sobre la mar
el caballo en la montaña.
Verde, que yo te quiero verde..."

Lorca