Pato confinado

Receta de ensalada César

Ensalada César.
Ensalada César. ExplorerBob en Pixabay.

César, nombre de imperator. Y la ensalada César, qué duda cabe, lo es… Conquistadora de medio mundo, es más internacional que el Imperio Romano, una de esas ensaladas que vio países lejanos, conoció ingredientes exóticos, estuvo en la boca de estrellas de Hollywood, cautivó a la realeza europea y a los self-services de un globo en expansión. Además, todo hijo de vecino puede hacérsela en casa y adaptarla en gusto e ingredientes.

La ensalada César está a veces atribuida a un chef italiano emigrado a los Estados Unidos durante la Ley Seca, que servía en un restaurante de Tijuana (México), cuyo nombre respondía a Remigio Murgia; otros se la conceden, en cambio, a los dueños del restaurante donde trabajaba (Hotel Caesar’s), los hermanos Cardini, o incluso a su madre (la de los dueños, nos referimos…). Parece ser que la crearon para los aviadores que cruzaban la frontera antes del muro de Trump y para gente con pasta que esquivaba en México la prohibición del alcohol.

Su base actual, la más conocida, está en el pollo y el aliño, pero la receta original no llevaba aves ni tampoco anchoas, pero sí la salsa Worcestershire o Perrins que le otorga su sabor característico y el huevo. Como suele ocurrir con todas las ensaladas, existen numerosas versiones que cambian en función de la combinación de ingredientes. Puedes adaptar la César a lo que encuentres por la nevera.

Receta de ensalada César

Ingredientes 4 personas:

  • Hojas de lechuga romana o mezcla.
  • 1 pechuga de pollo entera.
  • Queso parmesano.
  • 1 cucharada de Salsa Worcestershire o Perrins.
  • Jugo de medio limón.
  • 3-4 anchoas en aceite.
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon.
  • 1 yogur natural.
  • Pimienta negra.
  • Tomates cherry (opcional).
  • 1 bolsa de picatostes del supermercado.
  • 1 huevo.
  • Tomillo.
  • 1 diente de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

La esencia de la ensalada César está en el aliño, que debe contener la salsa Perrins y el zumo de limón. Para conseguir su aspecto cremoso, algunos cocineros prefieren utilizar solo el huevo cocido (a veces poco hecho) y otros añadirle yogur natural o mayonesa. Puedes hacerlo con un mortero o en la batidora, porque debe salir emulsionado. El pollo es opcional, no así la lechuga romana, el huevo, los picatostes y el queso. Se suele cortar la pechuga en trozos medianos, pasada por la parrilla y cocida con agua, sal y especias. Se pone por encima de la ensalada y se cubre con queso rallado. Los picatostes puedes hacerlos tú (en el horno a 180 grados, cortados los taquitos de una rebanada de pan untada con ajo, con especias aromáticas y un punto de grill final para que se dore), o comprarlos en bolsa ya preparados. La lechuga también puede ser de tipo mezcla.

1. Lava la lechuga y saltea el pollo:

Lava la lechuga y ponla en el fondo de la fuente donde prepararás la ensalada. Cuece en agua la pechuga entera con un poco de sal y tomillo durante unos minutos. Después saltéala en la parrilla a fuego fuerte hasta que quede dorada. Cuando se temple, córtala en rodajas o trozos medianos. Cuece el huevo en agua durante unos diez minutos.

2. Prepara el aliño:

Pica un diente de ajo y ponlo en el mortero o recipiente de la batidora. Añade unas anchoas (alrededor de tres). Machácalo. Pela el huevo cocido y extrae su yema. Échala al aliño. Sigue triturándolo hasta que quede una masa compacta. Añade una cucharadita de mostaza de Dijon, un chorro de limón y un poquito de pimienta negra. Añade una cucharada de salsa Perrins y buen chorro de aceite de oliva. Mézclalo todo. Echa yogur natural y bate hasta obtener la salsa César.

3. Monta la ensalada César:

Echa un poco de sal y parte del aliño por encima de la lechuga. Mézclalo. Añade los trozos de pollo y los picatostes, también algo aliñados. El queso puedes echarlo en taquitos o rallado por encima o tipo lascas. Dale otro punto de aliño final.

Seguimos con una ensalada vinegret.