Pato confinado

Receta de tortilla de patatas

Tortilla de patatas.
Tortilla de patatas. Foto: Bella RaKo/ Pixabay

Todo el mundo sabe hacer una tortilla de patatas, pero esta es una receta que mejora muchísimo con algunos trucos. Tiene sus secretos, pequeños pasos que pueden ayudarte a que salga magnífica. El tipo de patata a escoger mejor que sea Kennebec (como la que usan los gallegos), Red Pontiac o Monalisa. Fríelas siempre con mucho aceite (para que salgan jugosas). Córtalas en láminas o en panadera fina, puedes chascarlas un poco para que tengan, tras freírse, las puntas crujientes.

Mejor salar antes el tubérculo, recién cortado, y en un bol, para que coja sabor. Después, una vez hechas las patatas, juega con los huevos batidos, mezclando los ingredientes antes de cuajarla, formando una masa sedosa que hará que tu tortilla tenga una textura exquisita.

Hay quien prefiere sacarla menos cuajada (al estilo de la célebre tortilla de patatas de Betanzos) o más firme, pero debe salir siempre doradita por fuera. Si quieres que tenga un color amarillo más intenso, añade una yema extra (sin su clara).

Receta de tortilla de patatas

Ingredientes 4 personas:

  • 3-4 patatas grandes
  • 8 huevos camperos.
  • 1 cebolla (opcional).
  • 500 ml. de aceite suave.
  • Sal.

1. Fríe las patatas:

Pela y corta las patatas en panadera fina. Pela la cebolla y córtala en dados pequeños. Junta ambos ingredientes en un bol y sálalo (sin pasarte). Pon a calentar en una sartén abundante aceite de oliva. Cuando esté caliente, añade las patatas y la cebolla (vigila porque habrán soltado agua con la sal). Fríe a fuego medio las patatas hasta que estén doraditas y tiernas.

2. Une las patatas con los huevos batidos:

Bate cuatro o cinco huevos en un bol grande. Añade las patatas y la cebolla directamente desde la sartén con una espumadera (que estén calientes, si cae un poco de aceite, no pasa nada). Mézclalo con el huevo con una cuchara, remueve mientras adquiere una textura sedosa, que se cuaje un pelín (espera a que el huevo tome un color un poco más oscuro). Cuando parezca más compacto, añade el resto de huevos batidos y vuelve a mezclar.

3. Fríe la tortilla de patatas:

Pon a calentar una sartén amplia y antiadherente, con media cucharadita de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añade la mezcla de la tortilla. Espera a que se cuaje durante unos cuatro o cinco minutos, a fuego medio. Remueve un poco la tortilla desde el mango de la sartén, para que se expanda. Añade un pelín más de sal. Con una tapa lisa, o un plato, tapa la sartén, y gírala sobre sí misma, sujetando firme, con un movimiento rápido, para poder darle la vuelta a la tortilla. Echa la tortilla por su parte no cuajada de nuevo a la sartén. Tenla otros cinco minutos más al fuego. Pasado ese tiempo, ponla en un plato y espera a que repose durante diez minutos.

➥ Seguimos con una receta de tortilla masala india.