Pato confinado

Receta de pasta a la 'arrabbiata': la salsa de tomate picante por excelencia de Italia

Espaguetis arrabiata.
Espaguetis arrabiata. Foto: Pixabay.

All’arrabbiata quiere decir que esta salsa está enfadada, que pica como un diablo, que te hace subir los colores. Se trata de una de las salsas italianas más sencillas y de las favoritas de los amantes del picante.

Una buena salsa de tomate, algo concentrada, con guindillas y ajo. Ya está. Tan sencillo y aún así espectacular, si se trabaja bien la salsa de tomate. Se utiliza en todo tipo de pasta, aunque lo más común es que sea en espaguetis o macarrones (penne). Hay quien también la usa con albóndigas o arroz a la cubana.

Necesitarás un número, a elección personal, de guindillas, uno o dos dientes de ajo y los tomates maduros o en conserva. Para reforzar el sabor de la salsa un buen truco es usar tomate fresco junto a un poco de pasta de tomate concentrado o salsa de tomate frito. También acepta hierbas aromáticas (tomillo, orégano, albahaca y perejil).

Receta de pasta a la 'arrabbiata'

Ingredientes 4 personas:

  • 400 gr. de espaguetis.
  • 4-5 tomates maduros.
  • Varias cucharadas de tomate frito o una de puré de tomate concentrado.
  • 1-2 dientes de ajo.
  • Guindillas rojas, frescas o secas, o de cayena (a elección, en función de tu tolerancia al picante).
  • Perejil fresco picado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Prepara la rabiosa salsa de tomate:

Pon en una sartén, con un buen chorro de aceite de oliva, a dorar el ajo, pelado y laminado. Añade las guindillas (si no son de cayena, cortadas en rodajas finas). Cuando el ajo empiece a estar hecho, agrega los tomates pelados y triturados. Tenlo a fuego a fuerte, que se evapore parte del agua y espese. Echa sal. Remueve de vez en cuando. Baja el fuego y añade una cucharada de tomate concentrado o varias de tomate frito y cocínalo durante unos veinte minutos a fuego medio bajo. Si ves que la salsa está demasiado ácida, echa una pizca de azúcar. Si queda demasiado seca, agrega un pelín de agua o caldo (pero no al final, sino durante la cocción).

2. Cuece los espaguetis y mézclalo:

Pon a calentar abundante agua con sal. Añade los espaguetis y cocínalos hasta que estén al dente (vigila que no se pasen, alrededor de un cuarto de hora). Cuela los espaguetis y échalos en salsa de la sartén. Saltéalo durante unos minutos. Agrega perejil picado, remueve y apaga el fuego. Echa un chorrito de aceite de oliva virgen extra, y mezcla de nuevo. Deja que repose unos minutos y sírvelo caliente.

➥ Seguimos con una receta de linguine nero di seppia con frutti di mare.