Pato confinado

Receta de crema de judías verdes con yogur natural

Crema de judías verdes con yogur
Crema de judías verdes con yogur.

Las judías verdes tienen inmerecida fama de sosas, de enemigos de los niños en la mesa. Son para el carnívoro algo así como el Anticristo. Y, sin embargo, cuánto las agradece el cuerpo, qué vegetal tan saludable, con su hoja verde que es fibra y vitamina, amiga de tu microbiota.

Para aquellos que aún piensen que la judía no merece acto de presencia en sus recetarios... solo decirles que siempre tienen a mano las cremas suculentas. Y esta crema de judías verdes con yogur se sale... Bien cocida, con sus patatitas, puerro y zanahorias rehogadas, para darle cuerpo, con el yogur haciendo de ella una maravilla cremosa.

Es sencilla de preparar y también puedes agregarle pipas de girasol o pistachos triturados como decoración, o una pizca de huevo duro picado, pues el fruto de la gallina y la judía son amigos desde tiempos antiguos.

Receta de crema de judías verdes con salsa de yogur

Ingredientes 4 personas:

  • 500 gr. de judías verdes.
  • Dos patatas pequeñas.
  • 1 zanahoria grande.
  • 1 puerro (solo la parte blanca).
  • 1 yogur natural.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Agua o caldo de verduras.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

1. Rehoga las verduras:

Pela las patatas y córtalas en gajos medianos. Haz lo mismo con la zanahoria y puerro (solo la parte blanca y bien lavada). Pon en una olla un chorro de aceite de oliva y añade los vegetales. Echa sal y pimienta negra y, a fuego medio-bajo, tenlo rehogándose durante unos diez minutos, removiendo de vez en cuando.

2. Cuece las verduras:

Añade agua o caldo hasta que cubra los vegetales, y echa las judías verdes limpias (lavadas y despuntadas). Tenlo cociéndose hasta que los ingredientes estén tiernos (alrededor de veinte minutos). Después retira gran parte del caldo y resérvalo (por si lo necesitas luego para darle una textura más líquida).

3. Haz la crema de judías con el yogur:

Tritura con la batidora los vegetales. Si la crema te ha salido demasiado espesa, añade un poco más de caldo. Comprueba el punto de sal. Cuando esté a tu gusto, echa el yogur natural. Bate por última vez y espera a que repose (ganará en sabor). Como decoración acepta queso rallado, coliflor cocida rallada, o frutos secos como el pistacho o incluso virutas de jamón. Con el caldo que te haya sobrado puedes hacer luego un arroz o guiso.