Opinion · El repartidor de periódicos

Los hombres de Paco (Marhuenda)

larazon.750Francisco Marhuenda vuelve en forma de sus bien merecidas vacaciones y arranca el maratón electoral de la temporada verano-otoño en plan ecologista. Se ha pasado, sin avisar, del periodismo amarillo al verde, y eso nos está desconcertando a sus devotos lectores. «Habrá que concederle el beneficio de la duda a la alcaldesa de Madrid y suponer que fue el desconocimiento sobre la fauna y la flora nacional lo que la llevó a recoger un hermoso ejemplar de Pancratium Maritimun, planta incluida en la lista roja de especies en peligro de extinción de la Junta de Andalucía, pero que, también, se haya protegida en otras comunidades autónomas, como Baleares. Conocida por diversos nombres comunes –lirio de mar, jacinto de mar, azucena marítima–, la pancratium es una planta dunar, ejemplo de uno de los ecosistemas que más han sufrido por el desarrollo turístico español. Es la misma flor que lleva en la mano Manuela Carmena, lo que no han dejado de notar los defensores de la naturaleza».

Todo viene a colación de la serie estival que nos ha regalado el diario de Planeta sobre las vacaciones de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid y una de las terroristas más buscadas por los hombres de Paco (Marhuenda). Arrancaba el show el martes con la noticia de que la jueza liberticida había alquilado «una villa de 4.000 euros a la semana» en la costa gaditana. Luego nos enteramos de que esos 4.000 euros fueron repartidos entre ocho inquilinos, pues la propia Carmena (que yo no entiendo cómo se mete en estos fregados y lee ciertos periódicos) se encargó de rectificar. Ilustraba el diario la información con una imagen de la alcaldesa en pareo y con una flor en la mano. Un detalle que no pasó desapercibido al equipo de investigación del diario.

–De Carmena lo sabemos todo. Ahora hay que investigar a la flor. Ya sabéis lo que tenéis que hacer, chicos. Tened cuidado ahí fuera.

Y la flor fue investigada. Lo primero que dedujeron los sabuesos de La Razón tras varios contactos con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que no solo recibe en su despacho a delincuentes, sino también a periodistas, fue que la flor había sido asesinada. Elemental, querido Paco. Después, tras 48 horas de intensas investigaciones, descubrieron no sin asombro que la flor, el lirio de mar, era una especie protegida. Ahí cayó todo el peso de la prosa sobre Carmena. Crimen y castigo. Detalle baladí y que solo cito por incordiar es el hecho de que la flor cortada por Carmena no es especie protegida, como se tuvo que encargar de aclarar la Junta de Andalucía demostrando que las relaciones entre Susana Díaz y Podemos no son tan frías como nos quieren hacer creer. Pero, por supuesto, La Razón no ha regalado a sus lectores tal infame desmentido, pues como se sabe la defensa de la fauna y flora siempre debe de estar por encima de la libertad de expresión.

elmundo.750El affaire Carmena ha tenido enorme repercusión mediática. Tanto que medios on-line tan sólidos y respetados como Libertad Digital han entrado a la gresca defendiendo la veracidad de la información. Al pobre Antonio Lucas, columnista de El Mundo, se le trata así por su artículo de este jueves Los rojos veranean: «Antonio Lucas sale furibundo a defender a Carmena con el típico argumento podemita. ‘El mal de Carmena en Zahara de los Atunes es no haberse quedado quieta en la parcela de un camping, mirando al mar por los anuncios’, snif,snif. ‘Los policías de la conducta ajena reprochan a la alcaldesa de Madrid el veraneo en esa casa compartida’. Y de policías de la conducta ajena saben un montón los podemitas, eso es es verdad. ‘El delito es permitirse las vacaciones. No mostrarse como un campesino sin tierra (…) No parecer una obrera, coño’, dice Lucas desmelenado, sin temor a caer en el ridículo. ‘Es acojonante la catástrofe de algunas mentes’ cuando hay gente del PP y PSOE ‘viajando a Bruselas en primera, por sus huevos’. Antonio, hijo, por muchos tacos que emplees no vas a tener más razón». Si hasta El Mundo se nos hace podemita, habrá que tener cuidado de no parecernos a Venezuela, no vaya a ser que encontremos petróleo y acabemos asesinando de polución a todas las pancratium de España. Será por encima del heróico cadáver de los hombres de Paco, eso sí.

En otra de las entregas de la serie Carmena, también se adentra el diario en las reacciones más sesudas de los políticos más serios de España, o sea, los del Partido Popular. A saber: «Las reacciones a los paseos matutinos de Carmena por «la punta de los alemanes» y en concreto su estancia en la vivienda de lujo de Atlanterra, en cuyos alrededores ha podido disfrutar recogiendo flores o tomando el sol fueron ayer criticadas por el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid. El concejal popular de la capital Fernando Martínez Vidal criticó la doble moral de la líder de Ahora Madrid, de quien aseguró que lleva «de retiro vacacional» desde que asumió el cargo el pasado 13 de junio. Aunque reconoció que «la alcaldesa puede gastarse su dinero como quiera», puntualizó que «una situación de crisis en la que muchos madrileños no han podido irse de vacaciones, un cargo público tiene que ser ejemplar en su conducta». «Llama la atención la doble moral de la izquierda radical que dice una cosa y hace la contraria, sobre todo en el caso de Manuela Carmena tras conocerse que su marido dejó sin pagar a los trabajadores de su empresa», añadió Martínez Vidal, quien consideró que en sus tres meses como alcaldesa «las únicas iniciativas que ha adoptado Carmena se refieren a dar edificios públicos a los okupas, a considerar su programa electoral como un conjunto de sugerencias o, por ejemplo, a anunciar la creación de cooperativas de madres para limpiar colegios e institutos públicos, a crear una web para desmentir a los periodistas y a rectificar a sus concejales todos los días por sus ocurrencias». Yo no sé cómo habrán sentado estas declaraciones de Vidal a Mariano Rajoy, pues ese día el presidente también estaba de folganza veraniega en la misma «situación de crisis en la que muchos madrileños [y españoles] no han podido irse de vacaciones». Pero, como diría Montoro, «una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa».

Bilbao español

A cada artículo que escribe, más digno se hace Luis María Anson de su condición de académico de la lengua. Esta semana nos ha descubierto lo españolísimos que son los jugadores del Bilbao, el equipo de fútbol, ese cuyos seguidores pitan el himno español en la Copa del Rey. No os asustéis los jeltzales ni los abertzales de esta Canela fina del pasado día 20. Con once españoles, se titula: «El Athletic de Bilbao se ha mantenido en su política asombrosa: en el equipo juegan once españoles de la cantera vascongada. Pues bien: con once españoles el Athletic de Bilbao ha ganado, por goleada de 5-1, la Supercopa de España a un Barcelona, vencedor de todo esta temporada con un equipo con 2 argentinos, 2 brasileños, 1 uruguayo, 1 francés, 1 chileno y 1 suizo, dirigidos todos por el mejor jugador del mundo Leo Messi y por ese milagro del fútbol de calidad que se llama Andrés Iniesta«. Para que después digan que todos los vascos son de la ETA. Bueno, lo son, salvo cuando le ganan al Barcelona en vísperas de una cita electoral catalana, por dejarlo claro. Las piruetas neuronales de los académicos no nos dejan de sorprender.

abc.750Aunque no académico, el periodista de ABC Ignacio Camacho va camino. Y también ahonda en los símiles futbolísticos para explicar por qué el Barça perdió la supercopa y Artur Mas perderá las elecciones: «La propaganda del nacionalismo ha permeabilizado a parte de la sociedad catalana con un medroso marco mental que identifica cualquier alusión al mantenimiento de la legalidad constitucional con el envío de tropas a las Ramblas y la conversión de Barcelona en una especie de Belfast mediterránea. En ese contexto de alarma persecutoria rayana en la alucinación colectiva, capaz de hacer de Messi la víctima propiciatoria del expansionismo castellano, el cimarrón Piqué bien podría encarnar al nuevo Rafael Casanova, rebelde icono del destino manifiesto al que construir una estatua votiva en el frontispicio del futuro estado soberano». Sin palabras.

Sostres y Grecia

La alegría del periodismo diestro con la caída de Alexis Tsipras inspira a Salvador Sostres (también ABC) un delicado texto sobre el papel del obrero en la nueva Europa. «España no ha tenido malos ministros de Economía pero Luis de Guindos ha sido el mejor dotado intelectualmente, el más responsable y el que con mayor éxito ha defendido nuestros intereses en la Unión Europea. Ayer en el Congreso resumió con su habitual pulcritud la situación de Grecia y las falsas expectativas del populismo. Somos los Estados ricos los que pagamos los estragos de los Estados pobres tal como son los empresarios –y no los sindicatos– los que pagan los derechos de sus trabajadores, de modo que menos humos y más agradecimiento sería lo deseable, lo presentable y lo estético. Si los griegos continúan teniendo para el bocadillo es porque les hemos ayudado. Y si les hemos ayudado es, primero, porque gracias a que hemos hecho los deberes, podemos; y segundo porque han abandonado su absurda retórica izquierdista y han ingresado en la normalidad, en la cordura y en la obediencia. Tspiras y Varufakis se tuvieron que comer su patético referendo (con unas pochas, supongo) y sus arrogantes ciudadanos supieron hasta qué punto es vana e inútil la democracia cuando un pueblo no la merece». Voy a repetir una frase, pues debería convertirse en mantra: «Somos los Estados ricos los que pagamos los estragos de los Estados pobres tal como son los empresarios –y no los sindicatos– los que pagan los derechos de sus trabajadores». ¿España país rico? ¿Con una deuda que supera el PIB gracias a la austericracia de Mariano? ¿Los empresarios garantes de los derechos de los trabajadores? Qué feliz es la vida bajo la mirada de los cronistas marianos de esta España. Qué feliz.