Marco Incomparable

Gánate a la suegra

toni

O eso es lo que nos aconseja, desde la televisión pública, Toñi Moreno para "mantener a un hombre" a nuestro lado. Ganarnos a la suegra. Diosss, Toñi, de dónde has salido. O_0

 

La ínclita presentadora del programa Entre todos se ha ganado a pulso el título de heredera de Mariló Montero al frente de cagadas en La1 en temas tan tontos como la tortura animal, la donación de órganos o la violencia machista.

 

¿En qué estaría pensando Toñi cuando interrumpió a una mujer para advertirle que, o bien denunciaba formalmente haber sido maltratada, o bien tenía que cerrar el pico? ¿Cómo puede meterse en semejante jardín alguien que cobra más de 170.000 euros anuales de la televisión pública?

 

¿Qué es lo siguiente? ¿Animarla a volver con él porque seguro que lo hizo por su bien? Parece que no han pasado los años desde aquel programa en el que Jesús Puente intentaba que las maltratadas perdonaran y volvieran con su pareja con tal de que hubiera reconciliación ante las cámaras.

 

Menuda mierda de programa. Seguro que se lo plantearon como un: "Vamos a ayudar a la gente que lo pasa mal". El problema es que se ha convertido en puro show de la crisis. Como esos anuncios de "Aprovéchese del cierre de fábrica", Entre todos ha derivado en un: "Vamos a sacar el jugo a la desgracia para ver si nos cae algo de audiencia. Vamos a convertir cada donación del programa en una selebreision en directo estilo telepredicador".

 

El "gánate a la suegra" y el "denuncia o calla" pueden parecer anécdotas sin más. Meteduras de pata. El problema es que este continuo vaivén de polémicas machistas va en aumento y siempre bien acompañado de recortes de ayudas y derechos de las mujeres, del que se encargan muy bien Rajoy y sus ministros.

 

Cada día surgen nuevas alegrías para la mitad de la población, nosotras, que vemos cómo un Gobierno retrógrado destroza cualquier rastro en materia de igualdad. Cómo el ministro de INJusticia pretende hurtar nuestros derechos como si estuviéramos incapacitadas mentalmente para decidir sobre nosotras mismas. Que vemos cómo un cargo del PP anima a una parada a meterse a puta o a ir dejando sus hijos por ahí si es necesario.

 

¿Qué pasa con el Gobierno de España? El 8 de marzo, a la calle.