Marco Incomparable

¿Quién tiene once días de vacaciones?

 

 

Los padres que trabajamos fuera de casa tenemos cuatro opciones para conciliar los once días de vacaciones de nuestros hijos con nuestros dos festivos de Semana Santa:

 

1) Abusar de abuelos, tíos y demás parientes, o de algún amigo que se deje engañar.

2) Pagar a una cuidadora, llevarles a una guardería o demás "aparcaniños" que te dejan más tieso que la mojama por los días sin cole.

3) Que uno de los progenitores -o el progenitor- decida dejar su trabajo (adivina adivinanza ¿a quién le suele tocar?).

4) Ser profesor.

 

Los docentes tienen una labor fundamental, eso está fuera de toda duda. Su profesión es desagradecida, es muy estresante tener a 28 niños o adolescentes en clase, recibir por ello un sueldo mejorable, llevar deberes a casa y tener que reciclarse continuamente.

 

Pero no nos olvidemos de que también es desagradecido el trabajo por turnos de otros profesionales, que hay pocas tareas más estresantes que las que desempeñan policías o bomberos, que no existen sueldos más injustos que los de los médicos y que el reciclaje continuo nos toca prácticamente a todos. Al margen de los pros y los contras de cada empleo, la mayoría de los asalariados tenemos unas vacaciones de 22 días laborables por año.

 

El problema real, más allá de las asombrosas libranzas de los profesores, es cómo conciliar la vida familiar y laboral y además conseguir mejorar los resultados de la educación en España.

 

Según el calendario escolar oficial, hay un mínimo de 175 días lectivos al año que varían en función de lo que decida la comunidad autónoma frente a los 210 de media que tuvimos la generación de padres actuales. Para mí la Semana Santa era una semana. Para mis hijas es una semana, el viernes anterior -no vayamos a pillar atasco- y el lunes posterior, este último seguramente para descansar de las vacaciones.

 

¿Cómo se gestiona un calendario así? El ministro de Trabajo italiano, Giuliano Poletti, ha abierto el debate en Italia al considerar "demasiados" los tres meses de vacaciones de los estudiantes y profesores.

 

La cuestión no es sólo el tiempo de los docentes. La cuestión es que todos deberíamos disponer de mayor tiempo, que de alguna forma se aproximaran esos 22 días laborables a los tres meses de vacaciones de verano, casi tres semanas de Navidad, semana y media en Semana Santa. Todos ellos sumados a un increíble calendario de "días no lectivos" pero sí laborables para los que algunos padres no encontramos explicación y que vamos descubriendo a medida que pasa el curso con el menú del cole.

 

¿Tan terrible es plantear acercar unos calendarios a otros empezando por el de los docentes?