Palabra de artivista

Gracias, Zapatero

Hablo en nombre de una inmensa mayoría de la comunidad gay cuando digo con orgullo: Gracias, Zapatero.

Gracias por haberte atrevido a hacer de la restitución de la dignidad de los homosexuales y transexuales una de las prioridades de tu gobierno.

Gracias por haber desoído a los agoreros cobardes de siempre que, sin lugar a dudas, te insistieron en que desligases tu mandato de "esa gente de mal vivir", como nos han querido calificar la mayoría de políticos con acceso al gobierno o a partidos mayoritarios.

Gracias por convertirnos en el tercer país del Mundo (repito, porque se dice pronto: de todo el Mundo) en aprobar el matrimonio homosexual y uno de los primeros en aprobar la Ley de Identidad de Género.

Gracias por soportar los chantajes, traiciones, descréditos y ridiculizaciones que los homófobos, reaccionarios (incluso dentro de tu partido) y cortos de miras te han dirigido por ser valiente, vanguardista y generoso (una palabra que raramente va unida a un político, mucho menos a un presidente).

Gracias por permitirnos vivir por primera vez en la historia reciente la maravillosa sensación de sentir la admiración de los demás cuando viajamos al extranjero y declaramos ser de España. Somos la envidia de todas las comunidades LGTB del mundo.

Gracias por sonreirnos cuando llevábamos siglos recibiendo escupitajos en la cara.

Gracias, gracias y gracias. Con lágrimas de gratitud te digo que formas parte de nuestra historia LGTB y de nuestro corazón. Y seguro que has dejado la semilla plantada en el PSOE para que sigan siendo nuestros aliados en un mar de enemigos.

El cartel de la película italiana, que denunciaba el acoso social de Berlusconi en Italia, lo dice todo: ¡Viva Zapatero!