Palabra de artivista

Estado policial o callejón sin salida

La #PrimaveraValenciana debería ser un aviso al Partido Popular. Cada acción conlleva una reacción. Y a veces, con suerte, las reacciones se convierten en acciones que cambian la historia. El 11-M, por ejemplo.

Pero esto debería ser, sobre todo, un aviso al PSOE: o recuperan la honestidad, reconocen sus traiciones al electorado, dejan tomar el mando a las nuevas generaciones, despegan sus aburguesados culos del ajado escaño para que entren voces nuevas, en contacto con las ilusiones, ideas y pensamientos de la calle, que las tienen, yo he sido testigo en fiestas y reuniones  con sus juventudes de esa inestimable cantera de jóvenes llenos de ganas aunque muy desilusionados que languidecen en las base ignorados por los prebostes aferrados a sus jerarquías, o jamás volverán a ganar unas elecciones.

El tiempo de las disculpas, el victimismo y el archiconocido miedo al "que viene la derecha", se ha pasado. Aunque mucho me temo que realmente acabemos en ese paradigma peligrosísimo tan cacareado por los inconscientes del 15M de que "la prioridad es destruir al PSOE para que sólo quede la opción de que un verdadero partido de izquierdas derrote al PP". Ese panorama es de una soberbia tal, de una inconsciencia tal, que causa terror a quien recuerde lo que este país ha sido (y está lentamente volviendo a ser). ¿Realmente va a ser necesario para que haya un cambio que volvamos a perder toda ilusión, que seamos animales amedrentados, a que esperemos mansamente a que el dictador se muera de aburrimiento en su cama? Porque eso es algo que el 15M no entiende: esta democracia no se construyó con la valiente oposición masiva de jóvenes generosos que salieron a las calles a derrotar al dictador, que se acordaron de los valientes luchadores republicanos que dieron su vida y sus lágrimas por la libertad, esta democracia se ha construido desde lo inevitable, con la resignación de ciudadanos bastante aburguesados, como esos jóvenes del 15M que sólo aspiran a una buena hipoteca, que se encontraron una democracia en la puerta de su casa y la dejaron entr (Pido disculpas, eso sí, a lxs miles de generosxs luchadorxs que se enfrentaron al franquismo; no quisiera que se entendiese que invisibilizo su monumental esfuerzo en oposición a Franco. Sólo quise decir que no fue masiva la oposición beligerante). ¿Nadie va a ceder ni un átomo de su soberbia para eencontrar una salida?

Hay dos caminos: o el PSOE se convierte en el nuevo trazado por el que todos sigamos avanzando hacia una España ejemplar, algo que ocurrió en la primera legislatura de Zapatero, aunque podría haber ocurrido mucho más de no haber sido por los tejemanejes meapileros de María teresa Fernández de la Vega para bloquear la Ley de Libertad Religiosa e implantar unos absurdos acuerdos con la Iglesia que le daban más dinero que nunca, o esto se convierte en un callejón sin salida contra el que cada vez se irán acumulando más cuerpos de jóvenes desesperados por encontrar una salida, aplastando su miedo, sus ilusiones y sueños contra un frio muro de indiferencia que han construido el PP y el PSOE con sus respectivos papeles en ese bloqueo de los derechos del ciudadano.

Yo siempre he criticado el 15M por su papel jugado a la hora de descartar el PSOE como opción para combatir al PP, pero cada vez veo más claro que no es posible que el PSOE crea que tiene carta blanca a la hora de gobernar en alternancia. Comprendo que a muchas personas que han gobernado les puede parecer utópico eso de ser de izquierdas en medio del bloqueo neoliberal, pero es la única salida. De no ser así, el 15M ha inoculado una vacuna (o un virus, depende de cómo se vea) que ha hecho resistentes al miedo (o unos inconscientes conformistas, depende del color del cristal, repito) a un gran sector que marcaba la diferencia en las elecciones.

Es muy triste y muy amargo estar viendo fotos como estas en un estado que debería haber aprendido de 40 años de horror y represión.

Y mucho más triste escuchar a representantes del PP afirmando esta mañana en Al rojo vivo barbaridades como: "Existe un punto medio entre el 15M y esto. Se han acostumbrado a que salgan a la calle y no pase nada". Le ha faltado decir: ¿Pero qué se han creído, ciudadanos?

PD: Os pido que firméis esta petición de Actuable que Pide al Defensor del Pueblo que investigue el abuso policial en el IES Luis Vives (Valencia).