La trama mediática

Hernani - La Habana - Marbella

Crece la modorra canicular columnera. Menos mal que nos queda el agreste norte, al que se encomendaba ayer Martín Prieto en La Razón para retratarse: "Los tontos, más bien inútiles, sólo sueñan con una cosa: que en el 2012 ETA firme la paz y ello levante ante las próximas elecciones generales a un Rodríguez Zapatero yerto como Lázaro en su gruta mortuoria". Los listos, claro, sueñan con que la banda dure eternamente para seguir ordeñando la serpiente.

Resulta de lo más rentable el ofidio enroscado en el hacha. Pregúntenle a Carlos Dávila, que apañaba su último sermón en La Gaceta con cuarto y mitad de la cosa. "Los sucesores de Garaicoechea", titulaba con calculada maldad ortográfica una bofetada atizada a los actuales dirigentes de Eusko Alkartasuna. Lean: "Se han quitado definitivamente la careta: se dan el morro suciamente con los batasunos, o sea, con los etarras, y no se alegran de que el asesino de Pagaza y de Jiménez esté ya en la cárcel donde, a menos que Zapatero nos la juegue con otra trapisonda para salir de su hoyo electoral, no debe salir en lo que le resta de su p... vida".

Los cubanos gritan 'Dispersiorik ez'

En Libertad Digital el descacharrante colectivo Gees probaba el non plus ultra con un artefacto literario titulado "Dispersiorik ez", es decir, "Dispersión no" en la lengua diabólica de los pérfidos vascones. Si no comprenden nada, aún se van a quedar más estupefactos cuando comprueben que el juego floral iba sobre los presos cubanos asilados en España: "Quizá los cubanos perseguidos, engañados y maltratados por el trío Castro-Moratinos-Zapatero pudiesen encontrar la comprensión y el apoyo del Gobierno si apelaran a la España plural, plurinacional, pluricultural, plurilingüistica, y pluri-lo-que-ustedes-quieran -en vez de apelar a los derechos humanos- gritando 'Dispersiorik ez' con el puño en alto".

Para ayudarles a salir de su asombro o para que se queden a vivir definitivamente en él, un solo de pluma de Rafael Bardají en ABC. Según el druida en cuestiones internacionales del vetusto diario, Michelle Obama y su hija Sasha son un paquete: "Barack Obama ha preferido empaquetarnos a su familia y no tener que plantarse en la escalinata de La Moncloa estrechando la mano de alguien al que considera pieza de caza más que menor. Vamos, un monosabio y no un matador, ahora que va de toros. Volvemos a ver para qué nos quiere el number one, para quedarse de Rodríguez. Que no de Zapatero".