Que sea una recuperación justa, ya que la crisis no lo fue

02 Dic 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ni en la crisis ni en la recuperación le ha ido a todo el mundo igual. La crisis fue dura con los débiles y débil con los poderosos. La recuperación no acaba de llegar a quienes más la sufrieron y, sin embargo, hay quienes han dejado atrás muy deprisa los peores tiempos.

Los grandes damnificados por el descalabro de la economía fueron, desde el primer momento, los trabajadores precarios. Sobre ellos recayó inicialmente el ajuste de empleo, por la sencilla razón de que despedirlos era más fácil y más barato. Luego vinieron las reformas laborales de Zapatero y de Rajoy e hicieron el resto.

Aquellas catastróficas reformas no sólo allanaron brutalmente los despidos, sino también el camino para acabar con buena parte de los derechos laborales, previa desactivación de los sindicatos. Desde entonces, el deterioro de las condiciones de trabajo ha sido imparable; en particular, el de los salarios.

Las consecuencias de todo ello son de sobra conocidas: el triste récord de más de seis millones de parados, una pérdida de casi el 10% del poder adquisitivo de los trabajadores y una inestabilidad en el empleo que no se conocía desde hacía muchos años.

Como a eso se han unido además los recortes en el gasto social y la subida de algunos impuestos indirectos, resulta que hoy, ocho años después de que la economía entrara en barrena, somos más pobres y estamos más desamparados. Aunque no todos.

La iniciada en 2008 fue una crisis de dos velocidades, y de dos velocidades está siendo también la recuperación. Seguramente porque nadie se ha preocupado de que las políticas procuraran un reparto justo de los sacrificios cuando las cosas iban mal, ni de las mejoras de ahora.

Si nos ceñimos al ámbito de las empresas, hay ejemplos meridianos. Mientras la mayoría de los trabajadores las pasaban canutas, los consejeros del Ibex 35 ganaron un 22% más entre 2010 y 2014, con la crisis en pleno apogeo. La brecha salarial se abierto, trayendo consigo un aumento de las desigualdades.

No es un dato inventado, ni elaborado por una ONG, sino que procede del organismo estadístico de la Unión Europea, el Eurostat: en 2006, el 10% más rico de la población española disfrutaba de una renta diez veces superior al 10% más pobre. Sin embargo, en 2015 la diferencia era de quince veces.

¿Va a cambiar eso con la recuperación? El crecimiento del empleo sigue cogido con pinzas y es de pésima calidad. Y a los salarios les queda todavía mucho para volver al nivel que tenían en 2008, suponiendo que alguna vez vuelvan. Los beneficios empresariales, en cambio, ya se han recuperado por completo.

No hay razones, pues, para que se siga machacando a los de siempre y sí para que quienes pueden hagan un mayor esfuerzo. El Gobierno va a elevar el Impuesto de Sociedades y accedió ayer a subir un 8% en el Salario Mínimo Interprofesional. Veremos si es capaz de hacer algo más. Aunque sólo sea para garantizarse la supervivencia.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.


comments powered by Disqus