Opinion · Balagán

Los palestinos, cada día peor

Algunos medios han indicado en los últimos días que Donald Trump se dispone a aplazar sine die el “acuerdo del siglo”, es decir el plan de paz que su administración prepara desde hace meses y que tenía que hacerse público en las próximas semanas.

Los informes no explican por qué Trump habría decidido el aplazamiento, aunque está aparentemente muy claro que el plan no tiene ninguna posibilidad de prosperar, al menos si nos atenemos a las filtraciones que ha publicado la prensa.

Esta pasada semana incluso se ha publicado que Washington ha persuadido a Arabia Saudí y Egipto para que presionen al presidente Mahmud Abás para que acepte el “acuerdo del siglo”.

Esos dos países, Arabia Saudí y Egipto, se han convertido en satélites políticos de Israel. Ambos precisan del apoyo del estado judío para que la comunidad internacional no se les eche encima, de manera que se han convertido en risueñas marionetas al servicio de Israel.

Arabia Saudí debido a la guerra de Yemen y Egipto debido a la debilidad del presidente Al Sisi. Ni Arabia Saudí ni Egipto pueden desarrollar una política propia en Oriente Medio debido justamente a esas debilidades.

Esta semana pasada también se ha publicado que aunque Trump ha decidido aplazar el “acuerdo del siglo”, no va a quedarse con los brazos cruzados.

Al parecer, furioso con la negativa de Mahmud Abás a avenirse a sus demandas, el presidente de Estados Unidos habría decidido buscarle a Abás un recambio, y en eso está ahora mismo.

Abás ha sido capaz de mantener Cisjordania callada durante más de una década a cambio de vagas promesas que siempre terminaron convirtiéndose en humo.

Este mes de marzo Abás cumple 83 años y es natural que se esté pensando en un relevo, pero parece difícil que sea quien sea el sustituto, sea capaz de mantener en Cisjordania la calma que ha mantenido Abás.

En lugar de coger el toro por los cuernos y forzar la retirada israelí de los territorios ocupados, Trump está siguiendo el dictado de Benjamín Netanyahu. Con toda seguridad, todos ellos verán en un futuro cercano un deterioro de la situación.