Opinion · Bulocracia

Pensionistas y presos

Pensionistas de toda España llevan meses movilizándose para reivindicar mejores prestaciones, más dinero cada mes en sus cuentas y que no haya recortes. Miles de ellos salieron a las calles en todo el país la semana pasada, ayer de nuevo en el País Vasco, para que se escuchasen sus reivindicaciones, y tienen la intención de volver a hacerlo en masa el próximo 17 de marzo, en una jornada en la que pretenden que las movilizaciones sean masivas en todo el territorio nacional.

Y aprovechando esta vorágine de los jubilados, ha surgido en Internet una noticia falsa que afirma que los presos cobran un 46% más que los pensionistas. Una fake news que han reproducido varios medios y que, ojo, tampoco nos es del todo nueva, pues en julio de 2017 ya la popularizaron algunas webs, con escasa repercusión entonces.

Como en otras ocasiones, la publicación que nos ofrecen estos días algunos medios crédulos procede de otro país, en este caso de la página argentina Infobae. Además, esa información data de julio de 2015 y parece que tampoco es veraz en aquel país.

En Argentina, si un preso trabaja en prisión para una empresa privada, recibe el 66% del salario, y el resto se deriva a posibles indemnizaciones por su delito. Aunque la mitad de ese 66% que sí le corresponde por su trabajo se le entrega al recluso una vez que deja de serlo, cuando sale definitivamente de la cárcel.

En España es muy diferente, pero un preso no cobra un 46% más que un pensionista ni de lejos. La pensión media de jubilación en España es de 1.074 euros al mes desde finales de 2017, que, al tratarse de 14 pagas, suponen 15.036 euros de media al año. Por su parte, un preso puede cobrar más o menos en nuestro país dependiendo del trabajo que realice y del centro penitenciario en el que esté encarcelado. Hay empleos que apenas les dejan 60 euros mensuales y los mejor remunerados pueden llegar hasta los 400, que no es ni la mitad de la cantidad correspondiente a la pensión media, y tampoco llega al Salario Mínimo Interprofesional, que subió a finales del pasado mes de diciembre un 4% para situarse en 14 pagas de 735,90 euros.

Enormes desigualdades

El problema en España es esa “media”, ya que hay pensiones que superan los 2.500 euros al mes. Así que para que salgan de media 1.074 euros, imaginad lo poco que han de cobrar otros jubilados.

Pero hay más: los futuros pensionistas españoles tendrán un problema añadido, los que se jubilen a partir del 1 de enero de 2019, porque desde 2013 está previsto un recorte del 0,5% en las pensiones a partir del primer día del año que viene, unos 75 euros menos al año. Además, las condiciones para obtener una pensión se complicarán notablemente, lo que podría llevar a muchas personas en situación de jubilarse a hacerlo antes de esa fecha tope. O lo que es lo mismo, a lo largo de este año 2018.

Así que las movilizaciones de los pensionistas parecen estar más que justificadas, y más si tenemos en cuenta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recomendado abiertamente “el ahorro como complemento a la pensión”.