El desconcierto

Por Fernando López Agudín

Podemos en el país de la censura

07 Mar 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Al parecer, una decena de periodistas se han dirigido a la Asociación de la Prensa de Madrid para denunciar las presiones de los dirigentes de Podemos y solicitar el amparo de la citada entidad profesional madrileña. La directiva, como no podía ser de otro modo, se lo ha proporcionado en un muy duro comunicado, que sí podía haber sido de otro estilo, al acusar hoy a los morados, nada más y nada menos, que de amenazar e intimidar a los profesionales de la información. La reacción de Podemos, claro está, ha sido la de negar esta grave acusación no sustentada, al menos públicamente, en indicios, pruebas y testimonios. Pese a que se trata tan solo de una de las asociaciones de prensa, el resto, como la de Barcelona, guardan silencio; es obligado investigar estos hechos, si es que han existido, que atentan contra la libertad de expresión.

No cabe acusar, en un Estado de Derecho, sin firmar la acusación con nombres y apellidos. La decena o docena de periodistas que dicen vivir aterrorizados por Podemos deben salir del anonimato denunciando con datos concretos dónde, cuándo, cómo, por qué y para qué fueron intimidados por la formación morada. No vale tirar la piedra y esconder la mano, mal parapetándose en la APM, sino proporcionar todas las circunstancias que envolvieron su intimidación. Así, la opinión pública podría valor si estas pruebas justifican la sentencia sumarísima de la decaída Asociación de la Prensa de Madrid contra, según todas las encuestas, la segunda fuerza política representativa de la sociedad española. La enumeración pormenorizada de estas amenazas a cada uno de esta docena de amenazados, si han sido tal y como acusan, ayudaría a despejar las muchas incógnitas sobre este comunicado para que no aparezca como juez y parte.

Más vale tarde que nunca, por otra parte, esta reacción de la Asociación de la Prensa. Lástima que otros compañeros despedidos de Prisa por sus comentarios -Nacho Escolar, Manuel Rico y Fernando Berlín- no hayan suscitado la solidaridad de los redactores del comunicado sobre Podemos. No sabemos, hasta ver las pruebas, si Pablo Iglesias ha atentado contra la libertad de expresión; sí sabemos que Juan Luis Cebrián sí atentó sin que ayer la Asociación de la Prensa de Madrid quisiera, supiera o pudiera defender a estos tres excelentes profesionales. No digamos de las sistemáticas intervenciones de Soraya Sáenz de Santamaría o de Alfredo Pérez Rubalcaba sobre las redacciones madrileñas que son ignoradas, no sabemos si avaladas por la APM, pese a que el líder del PSOE se sienta incluso en el Consejo Editorial de El País.

Seguro que los dirigentes de Podemos, como los de todos los partidos estatales o nacionalistas, profieren a veces comentarios sarcásticos o críticas injustas a los profesionales de la información– las hemerotecas, videotecas o fonotecas pueden dar muchos testimonios– pero de ahí a concluir que únicamente son los morados los culpables de estas malas prácticas políticas sólo sería posible si la directiva de la APM estuviese compuesta por unos tuertos del ojo derecho, mancos de la mano derecha y cojos del pie derecho. Sobre todo, porque no presiona quien quiere sino quien puede y no es, precisamente, Podemos quien más puede. TeleMadrid está bajo la influencia del PP, Canal Sur del PSOE, EITB del PNV y TV-3 del Partido Demócrata de Cataluña. En cuanto a los medios privados, baste decir que todos ellos están bajo el ordeno y mando de las grandes corporaciones.

Es bien cierto, como afirma el comunicado, que existe un estado de miedo en los periodistas. Pero hasta ver las pruebas que acusarían a Pablo Iglesias sabemos, por un informe de la propia Asociación de la Prensa de Madrid de 2106, que el 70% de los informadores lo vive bajo la espada de Damocles de los propietarios de los medios de comunicación que no son nada aficionados a todas las iniciativas políticas de los morados. Sostiene la APM, de momento sin prueba alguna, que los morados presionan para que se escriba según dictado de Podemos; sin embargo, según el citado informe, los profesionales de la información afirman hoy que se autocensuran por temor a ser censurados por los propietarios. No son lo mismo, por supuesto, el 70% de los periodistas que sienten miedo de sus empresas que los 12 que lo sienten de Podemos, pero si se demostrasen sus acusaciones sería igualmente grave.

Salvo la excepción de un informador que ha sido atacado y continúa siéndolo abiertamente por Podemos, tras la revelación por Público de sus muy estrechas relaciones con esa brigadilla política social del PP, que es la nada constitucional policía patriótica del comisario Villarejos, no se recuerda ningún ataque de Pablo Iglesias a un profesional de los medios de comunicación, No queremos creer que esa pueda ser la carga de la prueba del comunicado de la APM contra Podemos, porque, de ser así, la Asociación de la Prensa  se estaría retrotrayendo ya a los lejanos tiempos de la dictadura en que se concedió el carné profesional numero uno de prensa a Francisco Franco.


comments powered by Disqus