El desconcierto

Por Fernando López Agudín

Sánchez no es Iglesias, ni Susana, Rajoy pero …

18 Abr 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Pedro Sánchez puso serias condiciones a Podemos para formar una alternativa progresista de gobierno al Partido Popular, a lo largo del pasado año, mientras que Susana Díaz no puso ninguna a la hora de abstenerse en la investidura de Rajoy. Iglesias se negó a pagar el precio que le pedía el PSOE de Sánchez, Rajoy obtuvo gratis el apoyo del PSOE de Susana. Incluso ahora, la Moncloa señala que con el defenestrado líder socialista no podrían salir adelante los Presupuestos de los recortes, que preparan sacar con la lideresa a finales de junio si es que, por supuesto, los militantes no la despeñan el 21 de mayo cuando trate de atravesar Despeñaperros. Tanto es así, que el actual presidente de Gobierno asiste bastante desasosegado a los complicados avatares de la candidata andaluza en la que tiene puestas todas sus esperanzas políticas.

Tan probable como que Susana Díaz es un seguro de vida política del Partido Popular, como improbable que también Pedro Sánchez lo sea de Podemos. En la dialéctica de acusaciones cruzadas de los dos candidatos, basada en la denuncia del sucursalismo hacia derecha e izquierda, se combina un juicio de intenciones sobre una supuesta relación con Podemos, con un hecho objetivo como es el de ser la muleta del Partido Popular. No es cierto que Sánchez sea Pablo Iglesias, ni tampoco que Susana Díaz sea Mariano Rajoy– no son más que unos estereotipos propagandísticos–, pero sí lo es que sin Susana Díaz no estaría ahora gobernando el presidente Rajoy. Podemos puede ser un problema o una esperanza potencial, pero el Partido Popular es mucho más que una pesadilla real para un PSOE que nunca, en su centenaria historia, se había visto a remolque de la derecha.

Pese a que no pocos electores de Podemos, así como algunos cuadros morados, provienen del PSOE, o precisamente por ello, Sánchez e Iglesias mantienen una distancia inexistente entre Susana Díaz y Rajoy. No sólo se opuso Sánchez, hace algo más de un año, a los podemitas sino que, además, contribuyó muy mucho a generar una controversia interna en Podemos que todavía hoy no ha concluido; sólo ha sido aplazada. Sin él, Pablo Iglesias hubiera conseguido ya el sorpasso que hoy únicamente ha dado en los sondeos. Paradójicamente, es quien más levanta la alarma histérica contra Podemos, como Susana Díaz, quien de vencer beneficiaría a la formación de Pablo Iglesias al situar al PSOE en el basurero de la historia junto al socialismo griego, holandés, francés e italiano que olvidaron su identidad socialista al situarse desde, por y para la derecha.

Cuestionar que Pedro Sánchez intente construir una alternativa progresista con el conjunto de las siglas de izquierda, como se trató de realizar en 2016, es más bien propio del PP o de quien se sitúa en su órbita. Cuando se juzga, sentencia y ejecuta a Sánchez por dialogar con Iglesias, como se hizo cuando aquel golpe de estado del pasado 1 de octubre, se está cerrando el camino a la más mínima posibilidad de modificar el status quo de la sociedad española que no es, desde luego, muy favorable a los intereses populares. Ese veto a Podemos, como a cualquier otra sigla de izquierda, es complementario del sucursalismo del PSOE con el PP. Cabe discutir sobre el cómo de la unidad de las fuerzas progresistas, justo lo que hizo Sánchez con Iglesias, nunca poner en cuestión el qué de una común política de izquierda.

¿Por qué en Madrid no es posible el modelo socialdemócrata ibérico que gobierna Lisboa? Antonio Costa, líder del socialismo portugués, encabeza una firme alianza política no gubernamental con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista de Portugal que sostiene el gobierno socialista.  Si bien el Bloco recuerda algo a Podemos, no es el caso de un PCP aún viviendo bajo el recuerdo del histórico Alvaro Cunhal. Probablemente, la respuesta esté en que el socialismo portugués fue configurado a imagen y semejanza del desaparecido Mario Soares, mientras que el español estuvo marcado desde la transición por algunos profesionales del anticomunismo alineados con los intereses de Berlín. Está por verse, se verá en estas primarias, si los socialistas españoles pueden barrer estas telarañas de la razón.

Ya ni existiría la polémica sobre la naturaleza de Ciudadanos que impidió hace un año el acuerdo progresista. Esa cuña de Rivera que lo obstaculizó, ya es sabido por todos que es cuña de la propia madera del PP. Luego, hoy todo depende de la voluntad de los militantes del PSOE. Bien lo sabe toda la derecha que apuesta firmemente, con todos sus cuantiosos recursos, por la victoria de Susana Díaz. No porque sea, ni mucho menos, subordinada al PP de Rajoy, sino porque su rotundo rechazo a construir una alternativa progresista la convierte, objetivamente, en la mejor aliada de un desacreditado Partido Popular envuelto en la corrupción y en la incompetencia. La derecha sólo sobrevive gracias a la desunión de la izquierda que fomenta, junto con otros viejos nostálgicos de aquella vieja Izquierda Unida, personajes como esta Caín con faldas que es Susana Díaz.


comments powered by Disqus