Opinion · Salud mental en tiempos difíciles

El retorno del inmigrante: nunca se vuelve, siempre se va.

En el contexto actual de crisis, muchos inmigrantes en España se han planteado la posibilidad del regreso, pero no han vuelto tantos como los que ha señalado la imagen distorsionada de algunos medios.

Se ha de tener en cuenta que el regreso del inmigrante es, a su vez, una nueva migración. En el tiempo en que ha vivido fuera del país de origen, se han producido muchos cambios, tanto en la personalidad del inmigrante como en la sociedad de la que partió. Al regresar al país de origen llega una persona diferente de la que un día marchó y llega a un país que también ha cambiado. Es la vieja idea de Heráclito, de que nadie se baña dos veces en el mismo ríos, pues todo fluye (“panta rei”)

Se vuelve a repetir la situación inicial de la migración: volvemos a estar ante un proceso de cambio que comporta una parte de duelo por lo que se deja atrás, en este caso la vinculación que el inmigrante ha efectuado a lo largo de los años con el país de acogida. En este sentido, tal como recoge el título de este apartado, que podría muy bien corresponderse con el título de un tango, “nunca se vuelve, siempre se va”.

Un ejemplo de elaboración dificultosa de este duelo lo tenemos, en la cultura española, en la figura del indiano, la persona que marchaba de joven a trabajar a América y regresaba ya mayor a su ciudad o pueblo de origen y se mostraba como alguien con frecuencia inadaptado: así en la cornisa cantábrica chocaba que vistiera de un blanco inmaculado, o se empeñara en plantar palmeras como si estuviera en la América tropical. Pero dejaron también muy hermosas construcciones, la bella y emocional música de las habaneras… Gran parte de la Barcelona que admiran los turistas proviene de los indianos: La Sagrada familia, La Pedrera, el parque Guell.

Pero el regreso del inmigrante es particularmente difícil cuando vuelve fracasado. En relación a este retorno considero que lamentablemente con frecuencia los familiares y allegados en el país de origen son poco comprensivos con los inmigrantes, les exigen demasiado y no es extraño que incluso haya casos en los que los rechacen si vuelven con las manos vacías.

Todo ello es además particularmente injusto y doloroso para quien en muchos casos lo ha dado todo por los suyos (pasando privaciones para enviar dinero a su familia y con frecuencia habiendo puesto en peligro incluso su vida en el viaje migratorio). Hay incluso zonas del mundo en las que se considera que quien ha fracasado en la migración lo ha hecho porque es poseedor de algún maleficio por lo que sería visto con temor, como alguien peligroso si regresara

Para abordar este tema del regreso, así como para analizar cómo está afectando la crisis a los inmigrantes, tanto desde el punto de vista sociológico como psicológico se ha organizado una Jornada desde la Fundació Hospital Sant Pere Claver,  la Universidad de Barcelona y el GASIR  en colaboración con el Diario Público.

El título de la Jornada es “La otra cara del retorno. Los inmigrantes ante la crisis”. Participan, siguiendo el programa, Dori Espeso, Adela Ros, Elvira Méndez, Josep Ballester, Lluis Recolons, Anna Terrón, María Elena Bedoya, David Clusa, Mohammed Chaib, Joseba Achotegui y Joaquín Arango.

Puedes ver la información en:
http://www.spcdocent.org/pdf/Jornada_immigrants_CAT-CAST.pdf

Correspondencia jachoteguil@gmail.com