Balagán

La visión del Mosad

Continuamente se escribe sobre la influencia de Israel, especialmente en Estados Unidos, donde la fuerte implantación del lobby judío controla un sinfín de contribuciones a los candidatos al Congreso y el Senado durante las reñidas campañas electorales. Algunos han visto que esta influencia es perniciosa para Estados Unidos y muy particularmente para Oriente Próximo.  Según este planteamiento, el conflicto árabe-israelí continúa sin resolverse y en gran parte sería consecuencia del poder del lobby y de sus presiones en el Congreso, en el Senado y en la Casa Blanca.

Ayer, en plena crisis de la flotilla internacional, compareció ante la Kneset el jefe del Mosad y habló de este tema. Meir Dagan es un personaje particularmente controvertido. Basta hacer una búsqueda en Google para ver hasta qué insondables profundidades ha descendido la personalidad de Dagan. En su intervención ante la comisión parlamentaria de Defensa y Asuntos Exteriores realizó unas manifestaciones sorprendentes. Dijo que Estados Unidos están dejando de considerar a Israel como un "activo" y están pasando a considerarlo una "carga". La influencia estratégica de Israel habría disminuido paulatinamente desde el final de la guerra fría. Es una opinión que me parece sorprendente, ya que no se corresponde con lo que vemos desde fuera los observadores, aunque todo indica que Dagan es una persona muy bien informada.

No es exactamente lo que vemos en el día a día. Washington sigue apoyando incondicionalmente a Israel en todos los foros y tolera los excesos constantes del Estado judío, el último con la flotilla de Gaza, algo que también hace Europa. Esta actitud ha convertido Oriente Próximo en un foco de inestabilidad permanente, que además transfiere esa inestabilidad a Occidente. Es posible que una gran parte de atentados que han cometido los islamistas en Occidente estén motivados por la inestabilidad que genera el conflicto árabe-israelí. Esto es algo que piensan muchas personas informadas, no sólo en Occidente, sino también en el mundo islámico e Israel.

Otra opinión que expresó Dagan también me pareció sorprendente. El jefe del Mosad dijo Estados Unidos ya no tiene la capacidad que tuvo para resolver conflictos regionales. Si Dagan se refiere al conflicto árabe-israelí, hay motivos para preocuparse. En su opinión, Obama tiene un perfil suave que redunda en perjuicio de su influencia para resolver conflictos. En parte estoy de acuerdo con esta opinión, pues es algo que estamos viendo en este conflicto.

Dagan mostró en la Kneset su preocupación por lo que considera cambios en la actitud de Estados Unidos con respecto a Israel en los últimos tiempos, en referencia a la Administración Obama. De este tema también se ha hablado mucho, pero lo cierto es que casi un año y medio después de que Obama accediera a la Casa Blanca la realidad nos muestra que Israel continúa haciendo lo que quiere y que el proceso de paz no ha avanzado ni una pulgada.

Pero lo que más me ha llamado la atención de la intervención de Dagan en la Kneset, al menos tal como la han recogido los medios israelíes, es que se ha limitado a hacer un análisis de la situación sin presentar en ningún momento ideas para resolver los problemas. Y eso es una actitud muy israelí.