Balagán

El antisemitismo como estrategia de ataque

Los líderes israelíes utilizan el antisemitismo de muchas formas para proteger sus intereses y los intereses de la brutal ocupación militar de los territorios palestinos.

Es cierto que las investigaciones de los últimos años sobre este campo indican que existe un auge de antisemitismo en Occidente. Desde el pasado lunes ocho atentados antisemitas y ataques en Nueva York muestran que el fenómeno se está expandiendo.

Para combatirlo sería preciso que se adoptaran algunas medidas, y me estoy refiriendo especialmente a Israel. La política israelí del avestruz consiste en hacer responsable a todo el mundo del antisemitismo, y deliberadamente ignora que una gran parte del antisemitismo la generan las actuaciones ilegales del estado judío.

Esta semana el ministro de Defensa, Naftalí Bennett, ha vuelto a entrar en el conocido juego israelí acusando a la Corte Penal Internacional de "antisemitismo". La Corte Penal Internacional simplemente ha dicho que existen fundamentos para investigar presuntos crímenes de guerra cometidos por Israel y Hamás en los últimos años.

La acusación de antisemitismo contra la Corte Penal Internacional es insidiosa y falsa, pero sirve a los intereses de Israel. En lugar de acabar con la ocupación, desmantelar las colonias judías y aplicar al conflicto las resoluciones y las leyes internacionales, el estado judío juega hipócritamente la carta del "antisemitismo".

Israel podría hacer mucho para combatir el antisemitismo, pero no lo hace. Al contrario, continúa expandiendo las colonias judías y aplicando un férreo apartheid sobre los palestinos.

En las últimas semanas colonos judíos han pinchado las ruedas de cientos de coches palestinos en los territorios ocupados. Hasta donde sé, las autoridades israelíes no han hecho nada para detener a los autores de ese vandalismo que los palestinos sufren a diario.

De hecho, creo que las salvajadas que cometen los colonos judíos contra los palestinos son proporcionalmente mucho mayores en número que los incidentes antisemitas en Occidente.

Lo menos que se puede decir es que las acusaciones de antisemitismo por parte de Israel son cínicas, y que el estado judío no puede responsabilizar a todo el mundo del antisemitismo, como lo está haciendo cada día.

Mientras no cumplan las normas, los israelíes simplemente deben de dejar de acusar a cualquiera del antisemitismo que ellos mismos impulsan con sus acciones contra los palestinos.