Balagán

Dios regala a Turquía gas natural

El presidente Recep Tayyip Erdogan anunció el viernes que Turquía ha descubierto su mayor yacimiento de gas natural en el mar Negro, unos 320.000 millones de metros cúbicos, y que la explotación comercial podrá comenzar en 2023.

El yacimiento permitirá a Turquía prescindir de las importaciones de gas y lo convertirá en exportador.

En el anuncio, Erdogan comunicó que el descubrimiento es un regalo de Dios que mejorará la economía del país y el nivel de vida de la población. "Dios ha abierto la puerta a una riqueza sin precedentes para todos nosotros".

El año pasado Turquía destinó 41.000 millones de dólares a la importación de carburantes, especialmente de Rusia, Irán y Azerbayán, un dinero que pronto podrá ahorrarse.

El ministro de Economía, que es yerno de Erdogan, declaró que con el descubrimiento del gas, Turquía pondrá fin a su déficit exterior.

El presidente dijo que los expertos continuarán buscando gas y que muy posiblemente habrá nuevos descubrimientos.

Es interesante observar que el nuevo yacimiento se encuentra en el mar Negro y no en el Mediterráneo. Esta circunstancia podría aliviar un poco la tensa situación en el Mediterráneo oriental, donde Turquía y Grecia mantienen una enconada disputa fronteriza.

Para la explotación del yacimiento, Turquía necesitará ayuda de compañías extranjeras puesto que no posee la tecnología necesaria para extraer gas del fondo marino.

No obstante, las exploraciones efectuadas hasta ahora las han llevado a cabo empresas enteramente turcas.

Erdogan está haciendo frente a rivales regionales que consideran que Turquía no debería convertirse en una potencia regional debido a sus tendencia islamistas.

Sus principales rivales son Israel, Grecia, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Arabia Saudí. Algunos países europeos, con Francia a la cabeza, también buscan impedir que Turquía se convierta en una potencia regional por motivos económicos, políticos y religiosos.