Cartas de los lectores

4 de enero

Aumentan los recortes en I+D+i
Cuando más fundamental y necesario parece el trabajo de investigación científica para intentar paliar con nuevas tecnologías los efectos del descalabro de la mayor fuente de puestos de trabajo de los últimos años con la locura del ladrillo, y siguiendo el camino empezado por gobiernos anteriores, Rajoy y sus ministros reducen otros 600 millones de euros en el presupuesto para I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación). Estos recortes demuestran que nuestros políticos no sólo no tienen una visión de un futuro industrial para España, sino que están provocando una salida masiva de titulados que buscan acomodo fuera de nuestras fronteras. Mejor nos iría si además de otros recortes más oportunos como los que se debería hacer a la Iglesia y al Ejército, se persiguiera con seriedad a los defraudadores fiscales, evasores de bienes, especuladores y corruptos varios.
José Enrique Muñoz Blanco
Madrid

Un paso atrás para los de siempre
Ya estamos en 2012 pero, a pesar de haber cambiado un dígito, la gran estafa continúa implacable su ofensiva global. También cambiamos de Gobierno y en esto sí que hemos batido marcas: en apenas una semana en el poder ya se han desdicho de sus principales promesas electorales. Habrá más impuestos. Algo con lo que estaría de acuerdo si fueran proporcionales y se persiguiera la evasión de capital y el fraude fiscal. Pero la cosa no va por ahí. Ni tampoco estos impuestos parecen destinados al patriótico fin de mantener las garantías sociales, las infraestructuras del Estado o la creación de empleo. El dinero que se recaude exprimiendo los derechos (y los bolsillos) de los contribuyentes tendrá el mismo uso que la millonada que el BCE nos soltó hace cuatro días. Todo está destinado a tapar ese agujero insondable de la banca. Curiosamente, los delincuentes financieros que han hundido la economía mundial con sus juegos especulativos son los perceptores del rescate. ¿Y adivinan quiénes pagarán el fraude? Pues sí, la gran mayoría que no pertenecemos a las élites acomodadas. Trabajadores, parados, dependientes, jóvenes, desahuciados... Una legión de parias que se debe resignar a servir de carnaza para un nuevo orden mundial contra el que los gobiernos tienen poco o nada que decir.
Ana Cuevas Pascual
Zaragoza

Encubren su incompetencia con el déficit

Montoro, hace un mes, decía que el Partido Popular bajaría los impuestos y que, en el peor de los casos, no contemplaría una subida. Esto lo afirmaba Rajoy también, argumentando que así habría mas dinero en el mercado. Ahora, en cambio, dicen y hacen lo contrario. Si añadimos que al equipo se ha unido De Guindos, gran jefe de una de las empresas que provocaron la crisis, creo que mis dudas de que dicen la verdad aumentan. Con el déficit, lo que quieren tapar es su incompetencia; hablan de austeridad, pero permiten salarios de varios miles de millones anuales a los responsables de las cajas, incluso de las que están en quiebra. Los políticos permiten con sus actuaciones la sangría de miles de millones de las arcas públicas con todos esos contratos o convenios cuyo dinero va a parar a bolsillos privados. A lo anterior habría que añadir la doble financiación a la Iglesia y la incapacidad de nuestros políticos para evitar el fraude fiscal.
José María Martínez
Madrid

La insaciable publicidad copia al 15-M
Me da pena ver cómo grandes empresas utilizan los medios del 15-M para llevar a cabo sus campañas publicitarias. La conclusión que podemos extraer es que todo vale con tal de vender, en eso parece consistir la libertad en estos días. Parte de este movimiento se levantó pidiendo, entre otras cosas, un poco de ética a los mercados, a la economía, al sistema, a la oferta y a la demanda o a como quieran llamarlo. A modo de respuesta recibimos la utilización de lo que vieron en las calles para vender más, para obtener más beneficio, para conseguir sus objetivos y mejorar sus resultados, prostituyendo así la sincera indignación de una buena parte de la sociedad con el fin de generar ingresos a mansalva. Terminamos por ver normal este tipo de actuaciones por ser algo habitual y cotidiano, cuando para mí es algo deplorable.
Santiago Lanzuela Gárate

Otros recortes son posibles
Rajoy ha llegado a la Moncloa con promesas falsas. Está desaparecido. No quiere dar la cara y eso que dijo que se comprometía, entre otras cosas, a decir la verdad y a generar confianza. Y yo me pregunto; ¿se puede dar confianza a los ciudadanos, cuando uno elige esconderse? El objetivo prioritario era crear empleo y este se ha cambiado por un ajuste duro del déficit público al 6%, a cualquier precio; cargándolo sobre las rentas del trabajo y a las espaldas de los trabajadores y las clases medias. No se tocan las rentas más altas, ni las del capital, ni las sicav y tampoco se planifica la lucha contra el fraude fiscal. Resulta que además, una parte importante de la nueva desviación del déficit, se debe a la deuda de las comunidades autónomas, muchas de las cuales son gobernadas por el PP desde hace tiempo. Por otro lado, no se toman medidas para optimizar el gasto público y reactivar la economía. No se recurre al incremento del gasto en inversiones públicas, ni se dan opciones para que se incremente la demanda. De este Gobierno no esperaba menos y pronto nos tendremos que movilizar.
Luis Pozo Juárez
Granada