Cartas de los lectores

15 de febrero

Amos y esclavos
De un plumazo este Gobierno con su reforma laboral ha terminado con la sempiterna lucha entre patronal y trabajadores, al reducirla en derechos y prestaciones a la simple relación entre amos y esclavos de la época de los romanos. Ni siquiera durante el pasado franquismo y su sindicato vertical el trabajador estuvo más desamparado e indefenso como se prevé con esta reforma laboral de un Gobierno que está abocando hacia el paro a los que todavía conservan su puesto de trabajo, y a la precariedad laboral y a la miseria a los cinco millones que engrosan la lista del paro de nuestro país. El despido ha pasado a ser más barato y sobre todo más fácil que en el resto de países europeos, y si a esto unimos la avidez de nuestros empresarios, ¿quién puede pensar que esta reforma va a generar empleo? No nos engañemos nosotros mismos, pues bastante nos han engañado con sus promesas electorales. Este Gobierno no es el de todos, es el de unos pocos.
Ursino Ugarte
Madrid

75 años no es nada
Cuando leí la sentencia que exilia al juez Garzón de su carrera judicial, y aprecié que la acusación principal ha sido la de "llevar a cabo prácticas propias de regímenes totalitarios", no sé por qué, me llegó a la cabeza lo que sentí al leer que, a mi padre, que dejó su casa y su familia para ir a defender Badajoz del ataque de los sublevados, terminada la guerra, un tribunal lo condenó por unanimidad a muerte por el delito de rebelión militar. Fuimos muchos los que dijimos que la Transición tiene un grave defecto de origen y es que rompió con la República, pero no con la dictadura. Ningún Gobierno ha hecho absolutamente nada por reparar institucionalmente la dignidad de los otros caídos. Nunca se les rindió un homenaje, ni se rehabilitó su memoria. Y lo que aleatoriamente se hizo fue casi siempre bajo el vergonzante y cobarde manto de "a los muertos de todas las guerras". Así nos va.
Vicente Herrera Silva
Badajoz

¡Qué tranquilidad santidad!
Los que tuvimos la suerte de estudiar en un colegio religioso a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta sabemos lo que es el miedo al infierno. En mi caso, tengo el recuerdo del hermano Ceferino, fraile de La Salle, quien todos los sábados nos despedía con una especie de amenaza sobre lo que nos podía pasar en caso de pecar durante el fin de semana. Después nos repetía, otra vez, lo que era el infierno, el fuego eterno y la eternidad. Juan Pablo II ya nos avisó de que ni el cielo ni el infierno eran en realidad sitios físicos donde te podías quemar o disfrutar eternamente en caso de morir en pecado mortal o libre de pecado, y eso nos tranquilizó, pero quedaba el purgatorio, que era el sitio donde también, si morías con algún pecadillo, quedarías de manera transitoria hasta la total purificación para pasar a... ¿A dónde? Si ya no existía ni el cielo ni el infierno. Benedicto XVI, por fin, nos ha tranquilizado a todos asegurando que el purgatorio tampoco es un lugar en el espacio, es decir, que tampoco existe. Sólo es, dice el papa, "un fuego interior que purifica el alma del pecado". Esta aclaración me tranquiliza enormemente, pues hemos cambiado el fuego eterno por unos síntomas, que pueden tener alguna relación con el ardor de estómago que todos padecemos de vez en cuando. Gracias santidad.

José Enrique Muñoz Blanco
Madrid

El portentoso plan de Rajoy
Mariano Rajoy dijo durante la campaña que en cuanto hubiera un Gobierno del que la gente se pudiera fiar comenzarían la inversión y la recuperación. Ahora sale de nuevo a la palestra y nos comunica que las cifras de paro no van a mejorar a corto plazo, sino que en 2012 va a aumentar el desempleo. Además, lo dice con total resignación, sin proponer nada para cambiar la situación. ¿Qué conclusión debemos sacar de esto? Siguiendo la lógica de su discurso, podemos concluir que este no es un Gobierno del que la gente se pueda fiar. Y no me extraña nada, porque un partido que ganó las elecciones mintiendo sobre lo que iba a hacer no puede merecer la menor confianza. Ha quedado sobradamente demostrado
que el tan cacareado plan de Rajoy con el cual en dos años habría crecimiento sólido y se crearían más de tres millones de puestos de trabajo era también una mentira. Una añagaza para hacerse con el Gobierno y así borrar de un plumazo toda la política social del Ejecutivo socialista, lo que la derecha llama desde hace tiempo con absoluto desprecio "el pesebre social".
E. F. García Allés
Madrid

La situación de Educación para la Ciudadanía
Tras el cambio de Gobierno ha llegado un partido que se denomina democrático y que ha adoptado medidas como retirar de las aulas la asignatura de Educación para la Ciudadanía, tachándola de adoctrinamiento ideológico y vaciándola de valores como son la igualdad, las diferentes condiciones sexuales, la libertad de elección y demás valores democráticos. Mantienen sólo en esta asignatura la explicación de la Constitución española y de las normas cívicas. La imagen que está dando el PP resulta lamentable. Es triste que los conservadores estén utilizando el voto de castigo al PSOE para favorecer los intereses de una única parte de la sociedad. Ya lo dijo Plutarco: "El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás".
María José Iquierdo Borao
Teruel