Ciudadanos

Adiós Narbona, adiós

JOSÉ ANTONIO LABORDETA

Zapatero, cuando llegó al Gobierno en el año 2004, lo primero que hizo fue traer las tropas de Irak y anular el Plan Hidrológico –hidroilógico lo llamaba un gran científico- y anular el Trasvase del Ebro que era, al fin y al cabo lo que se encerraba en el Plan.

Ante esas actitudes muchos, que nunca vemos claro los sinuosos caminos de la socialdemocracia, apoyamos su nombramiento como Presidente.

Durante una buena parte de esa Legislatura, Zapatero fue tomando decisiones legislativas tan progresistas que llegué a decir, en una entrevista, que era el Presidente más de izquierdas que había habido en la democracia esta de monarquía- republicana.

Y los sigo afirmando.  Sucedió luego que le fueron poniendo palos en las ruedas una veces los suyos, otras sus aliados y siempre los del PP que nunca aceptaron haber perdido las elecciones. Lo que fue un Presidente de izquierdas se fue transformando en un personaje abatido por los encuentros y desencuentros y tuvo, al final, ante las nuevas elecciones, ceder los intereses de barones a los que les iba a deber su nuevo nombramiento.

En estas circustancias aleja de su lado a la Ministra Narbona, la mas eficiente y efectiva, la que cuando llegó al cargo sabía a que iba. Como era una ecologista radical, el Presidente la mandó a casa porque Montilla quiere agua y ella no estaba por este bodrio. El señor Zapatero se ha metido más en su laberinto. Lo siento.