El desconcierto

El discreto encanto del cuñado de Rajoy

Contra la opinión publicada, que ha promocionado hasta el viernes último el pacto PSOE-Ciudadanos, acaba de fracasar, en el más espantoso de los ridículos, el intento de investir como presidente a Pedro Sánchez. Más de tres largos meses de declaraciones, reuniones y firmas solemnes de este acuerdo han desembocado en un callejón sin más salida que la Gran Coalición PPSOE. Se puede comprender que el líder de Ciudadanos lo haya intentado, dado que uno de sus objetivos era dividir a las fuerzas progresistas, pero es muy difícil entender la auténtica motivación del dirigente socialista, sobre todo si tenemos en cuenta, como todos los pronósticos apuntan, que el PSOE pagará en junio la factura de esta aventura que tiene más de vodevil que de audacia política.

Visto retrospectivamente, parece claro que Sánchez ha sido víctima del discreto encanto del cuñado político de Rajoy, apellidado Rivera. Sin las habituales peleas de familia existentes en el seno de toda la derecha, el líder de Ciudadanos, seguramente, no habría ofrecido la silla de la Moncloa a Pedro Sánchez, minutos después de que éste fuese obligado por la lideresa Susana Díaz a renunciar a formar gobierno con Iglesias, Garzón, Domenech y Oltra. La oferta era tanto más tentadora cuanto que el poder económico, junto con el mediático — son uña y carne—, alimentaba las desavenencias en la ya muy mal avenida gran familia de la derecha sobre la respuesta a dar al movimiento popular nacido el 15-M.

La realidad, que siempre es testaruda, se ha resistido tanto al fuego fatuo de la arrogancia de quien va por la vida como el niño más bonito del IBEX, como al grouchomarxismo de un socialista que desconoce que los políticos no son meros empleados de banca. Resultado: ni el PP se ha abstenido en las votaciones de investidura, ni los restantes dirigentes han revivido a los oficiales del "motín del Caine", destituyendo al capitán de la nave del PP. Segundo gran fiasco del cuñado de Rajoy. Tras haber fracasado, previamente, en las elecciones del 20-D, unos treinta escaños por debajo de Iglesias, una rotunda derrota de esa comedia de enredo titulada el Gran Centro. Pese a que desde la época del primer González, nunca nadie dispuso de tantos recursos y capacidad mediática como esta pareja derrotada.

Si el PP ha dado un corte de mangas al cuñado de Rajoy, Podemos ha sido mucho más educado al envolver el pacto PSOE-Ciudadanos con un inteligente paquete de cesiones que acaban de hacer estallar dicho acuerdo. Curiosamente, durante el encuentro de las tesis neoliberales de Rivera con las 20 propuestas de cesión socialdemócrata de Iglesias, los socialistas de Sánchez se limitaron a ser árbitro y parte, al no apoyar la inclusión de ninguna de las concesiones moradas. Y de nuevo la paradoja, es comprensible que el cuñado de Rajoy solo buscara sustituir a éste en la Moncloa sin cambiar su política, pero no lo es que los socialistas sólo buscaran sentarse en la silla de Rajoy sin acometer una nueva política.

Asombra que el portavoz del PSOE manifieste su sorpresa ante la negativa de Podemos a seguir jugando a este paripé. Quizás cuatro décadas protagonizadas por el turno de poderes, entre el PP y el PSOE, le han llevado a pensar que los socialdemócratas, liderados por Iglesias, acabarían rindiéndose para expulsar a Rajoy, eso sí, sin cambiar su política. Quienes participaron en la reunión PSOE, Ciudadanos y Podemos, hablan de la imagen de Luis Garicano negando con la cabeza una y otra vez, como símbolo del fracaso de la reunión. Si este comisario del IBEX, un estalinista de mercado,  dirigiese la economía, ¡Dios nos coja confesados!

Aunque pueda parecer una broma, cada vez es más evidente que cuando el PP o Ciudadanos saltan al terreno del juego político, parecen representar al BBVA o a ING, por el color azul de la camiseta de Rajoy o el naranja de la de Rivera. Lo que resulta más difícil de comprender, sin embargo, es que cada vez que el PSOE entra en la cancha política se le confunda con el Santander, por el color rojo de la camiseta del líder socialista. Pedro Sánchez lo sufre, pese a que ni siquiera ha tenido la posibilidad de cambiar las leyes procesales para evitar sentar en el banquillo de los acusados a  Botín ni indultar al consejero delegado de la misma entidad, tal como hicieron los dos anteriores secretarios generales. No es más que una coincidencia anecdótica, pero no es bueno que los colores de la banca sean también los colores de estos tres partidos si esta coincidencia cromática, además, va acompañada de una práctica política que subordina la soberanía popular a la financiera.