Opinion · Otra economía

¿Gobierno a la portuguesa?

Fernando Luengo
Economista y miembro del círculo de Chamberí de Podemos
@fluengoe
Blog de economía crítica: Otra economía

 

Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y candidato a presidente de gobierno en la investidura, acaba de dar a conocer, a través de una carta destinada a su militancia, su intención de abrir un diálogo en las próximas semanas con colectivos de la sociedad civil. El propósito de ese diálogo es, tal y como se señala en la carta, diseñar los ejes centrales de lo que podría ser un programa de gobierno; las propuestas elaboradas serían presentadas a la dirección de Unidas Podemos para consensuar un acuerdo de legislatura. Supongo que los próximos días se conocerán los detalles del proceso.

De entrada, el procedimiento a seguir me suena a trampa. Primero, acuerdos con la sociedad civil, ¿qué entidades? ¿qué representatividad tienen? ¿cuál será la agenda de trabajo y cuáles los objetivos? Después, presentación a Unidas Podemos (UP) de los puntos acordados. ¿De qué margen dispondrá este partido para intervenir en la elaboración del programa? ¿no sería más adecuado establecer los parámetros de ese diálogo entre las dos formaciones políticas que, supuestamente, deben fijar los términos del acuerdo programático? Con esos interrogantes sin despejar, la iniciativa del PSOE, con un claro tono propagandista, parece destinada más bien a poner sobre la mesa un plato cocinado o muy elaborado, que sitúe a UP ante el dilema de aceptarlo, con ligeras modificaciones, o rechazarlo, cargando una vez más con el estigma que supondría su “intransigencia” ante la ciudadanía progresista.

Pero abramos el foco para valorar la propuesta de la dirección socialista, intentado sacar algunas enseñanzas de la experiencia reciente. Hay que tener en cuenta, en primer término, que, con la excusa de la intransigencia e inflexibilidad de los negociadores de UP, los socios preferentes del PSOE para hacer posible la formación de un gobierno se encuentran, de hecho, en la derecha, en el Partido Popular (PP) y en Ciudadanos, con el argumento de que tan sólo se trata de permitir que forme gobierno el partido que ha recibido mayor apoyo de la población en las urnas.

En el discurso de investidura de Pedro Sánchez y a lo largo y ancho del debate, el mensaje dejado por el dirigente socialista ha sido tender la mano a ambos partidos, no sólo apelando a su responsabilidad institucional, sino a la posibilidad de compartir lo que el candidato a presidente de gobierno denominaba políticas de estado. El Grupo Prisa, los grandes medios de comunicación, las patronales, la gran banca… el establishment, en definitiva, apremian y presionan para que la dirección del PSOE siga este camino, y para que los partidos de la derecha lo secunden; y, por supuesto, descartan cualquier acuerdo con UP, no sólo el gobierno de coalición, que pudiera dificultar la investidura y mucho menos que condicione la política gubernamental.

Una segunda consideración referida al programa que podría conformar un acuerdo de legislatura. En el discurso inicial de investidura Pedro Sánchez desgranó un conjunto de objetivos a alcanzar y de políticas a implementar. En algunos casos, los menos, procedió a su cuantificación y en otros quedaron en una nebulosa retórica e imprecisa; también hubo clamorosas omisiones y alineamientos con los planteamientos conservadores. El dirigente socialista insistió una y otra vez en que, en este punto, había coincidencia con UP, que defendían lo mismo, argumento que utilizó para lanzar a la cara de Pablo Iglesias -toda la artillería pesada se dirigió a su persona- que la disputa real estaba en los sillones, en las parcelas de poder. Esta afirmación tendría que haber dado lugar a un debate sobre las políticas, sobre los contenidos concretos de las mismas, sobre las posibles coincidencias y las sustanciales diferencias. Nada de esto se produjo, y este fue, en mi opinión, un error de UP a la hora de encarar el debate que nos alejó, de hecho, de lo prioritario, de lo que a la gente le importa realmente, dando toda la iniciativa al PSOE.

En tercer lugar, porque lo que realmente está en juego trasciende con mucho la eventual formación de un gobierno de coalición y un posible acuerdo programático. Todo ello es “el chocolate del loro” comparado con lo que realmente está en liza: llevar a UP contra las cuerdas, descabezar a la dirección y, de paso, llevarse por delante a Pablo Iglesias. Con este propósito, se ha trasladado a la ciudadanía progresista que la posibilidad de un gobierno de las izquierdas, que habría estado al alcance de la mano gracias a la generosidad del PSOE, se ha truncado por la voracidad y la intransigencia de los negociadores de UP, especialmente de su secretario general. Si, como consecuencia de todo ello, el PSOE se “viera obligado” a sostenerse en las derechas o a convocar unas nuevas elecciones, toda la responsabilidad recaería en los dirigentes de Podemos.

Pero el objetivo es, más allá de las personas y los personalismos, desacreditar está opción política y todo lo que representa, cerrar el ciclo de impugnación que se abrió con el 15M y restaurar el bipartidismo. Pese a los errores cometidos, que no han sido pocos, UP ha traído aire nuevo a un escenario político anquilosado y cómodamente instalado en el bipartidismo; y lo más importante, ha colocado en el tablero político problemas y soluciones largamente postergados o ignorados por las elites y por los partidos que han gestionado los sucesivos gobiernos (PP y PSOE). Desafiar -con una nueva manera de hacer política, que rompía con la sumisión y el conservadurismo de los partidos tradicionales- los privilegios de los de arriba, dando la voz a los de abajo. Esto no lo pueden tolerar los poderosos y han tomado buena nota. El desdén, el ninguneo, la agresividad y el juego socio con que han actuado y actúan Pedro Sánchez, Carmen Calvo, Adriana lastra y el núcleo dirigente del PSOE hacia su “socio preferente” -haciendo gala de un cinismo y una hipocresía inauditos- apuntan claramente en esa dirección.

Se trataría ahora de rematar la faena. Si el PSOE valora que tiene contra las cuerdas a UP y perciben que Pablo Iglesias se encuentra en una situación de debilidad, seguirán e incluso intensificarán esta estrategia, que tan buenos resultados parece que le está dando. Y para ello contarían con la inestimable ayuda de la nueva formación que auspicia Iñigo Errejón, a punto de saltar al ruedo político nacional, sobre todo si se repitieran las elecciones, con la intención de consolidar un espacio intermedio, ofreciendo al PSOE y a los poderes económicos una política de sosiego, diálogo y colaboración, de reformas limitadas y controladas y de sentido de Estado, muy lejos del (supuesto) radicalismo de UP y de su grupo dirigente.

Por todo lo anterior, a pesar de la teórica apuesta del PSOE por un gobierno a la portuguesa, pensar que la dirección de este partido está por la labor de abrir un proceso negociador para acordar un programa es una presunción sin fundamento alguno, sobre todo si ese programa es ambicioso en cuanto a los objetivos a conseguir y concreto en lo que concierne a los plazos y los recursos a comprometer.

La dirección del PSOE, ya lo sabemos por experiencia, en una situación de evidente desmovilización social, de probable empeoramiento de las condiciones económicas, enarbolando el estigma del peligro de las derechas, tan rentable electoralmente, con la permanente presión procedente de las instituciones comunitarias, siempre tenderá a situarse en una “zona de confort”, delimitada por los intereses de los grandes poderes económicos. Por todo ello, tengo todas las dudas del mundo sobre la disposición real de los responsables socialistas a suscribir con UP un acuerdo programático que dote de contenido progresista a la legislatura que está apunto de arrancar.

Creo, con todo, que debemos intentar avanzar en un acuerdo de legislatura con el PSOE (sin engañarnos ni ocultar las dificultades de la empresa) y la ciudadanía debe saber que hemos puesto todas nuestras energías en el intento. No sólo para evitar una repetición de las elecciones sino, lo que es más importante, para llevar a cabo políticas económicas y sociales en beneficio de las mayorías.

El contenido de la oferta programática a ofrecer al PSOE debería servir para lanzar un debate político en los círculos, nuestro principal activo. Unos círculos anémicos, debilitados y desconcertados ante las pugnas y rifirrafes de las diferentes familias políticas que en estos años se han disputado el poder orgánico dentro de Podemos; unos círculos que apenas se reconocen en esa explosión de horizontalidad y democracia que los vio nacer tras el 15M; unos círculos a los que se apela para que den lustre a las consultas, pero que han quedado sepultados por unas políticas marcadamente centralistas. Pues bien, la discusión del programa y la participación en su elaboración podría ser, si hay suficiente audacia e inteligencia en la dirección del partido, un primer paso para corregir esas debilidades. Politizar los círculos es darles la voz, es capacitarles para convertirlos en protagonistas del cambio, dentro y fuera de Podemos.

En cualquier caso, la firma de ese acuerdo, si se produjera, sólo sería el comienzo. La historia de incumplimientos del PSOE, algunos de ellos muy recientes, su tibieza e inconsistencia a la hora de abordar reformas que impliquen enfrentarse a los poderosos y su sometimiento a la lógica austeritaria impuesta desde Bruselas exigirán de UP -que tendría la independencia política de la que carecería en caso de formar parte de un gobierno de coalición- una decidida actuación, dentro y fuera de las instituciones, que debe complementarse para que sea eficaz.