Opinion · Una mirada a un mundo en crisis

La pesadilla de las personas refugiadas en Grecia empeora de forma crítica

El sol poniéndose en el cementerio de chalecos salvavidas de la isla de Lesbos
El sol poniéndose en el cementerio de chalecos salvavidas de la isla de Lesbos

Pese a que actualmente nos encontramos en el Líbano siguiendo la revolución aquí, no podemos ignorar lo que está ocurriendo en otras partes del planeta. Conversando con algunas compañeras con las que compartimos proyecto en Lesbos nos comentan que en los últimos meses, sobretodo coincidiendo con la época veraniega pero todavía a día de hoy, las islas griegas más cercanas a Turquía, en especial Lesbos, han visto incrementada de manera exponencial la llegada de nuevas personas refugiadas al continente europeo así cómo mermadas sus condiciones de vida. Actualmente la isla de Lesbos acoge unas 19.000 refugiadas, una de las cifras más elevadas de los últimos años. Moria, el campo de personas refugiadas con peores condiciones de todo el mundo está acogiendo a día de hoy a 15.000 personas cuando su capacidad oficial es de 3.000. A todo esto hay que sumarle la reciente muerte de una mujer y un menor a finales del pasado septiembre a causa de un incendio en el campo.

“La situación aquí es crítica. Está fuera de control. Por ejemplo, el pasado sábado más de 300 personas llegaron a la isla, pese al evidente peligro de viajar por mar en esta época del año. Además es la primera vez en la historia que hay más gente viviendo acampada al lado de Moria, en los campos de olivos, que en el interior del propio campo”, nos comenta Julia Burge, amiga y co-coordinadora de One Happy Family, un centro comunitario para personas refugiadas en Lesbos.

Según datos de The New Humanitarian, casi 44,000 solicitantes de asilo han cruzado el Mar Egeo desde Turquía hasta las islas griegas en lo que va del año, en comparación con menos de 32,500 en todo 2018, un aumento anual de más del 30%.

Este mes de noviembre 105 botes llegaron a las costas de Lesbos, llevando a la isla 4.019 nuevas personas refugiadas.

Apostolos Veizis, director de asistencia médica operativa en Grecia de  Médicos Sin Fronteras, dijo a The New Humanitarian que hay un baño por cada 300 personas en los campos de la isla de Samos y una ducha por cada 506 personas en Moria, en Lesbos. MSF ha observado también un fuerte deterioro en la salud mental entre los solicitantes de asilo debido a las condiciones inhumanas en las islas. La organización dice que ha visto un aumento del 40% en el número de casos en comparación con el verano de 2018, incluidas docenas de intentos de suicidio e incidentes de autolesiones, muchos de los cuales involucran a niños y niñas.

Pintura de un refugiado del campo de Moria en la isla de Lesbos
Pintura de un refugiado del campo de Moria en la isla de Lesbos

Grecia cerrará cinco de los campamentos de refugiados en las islas cercanas a Turquía y los reemplazará por centros de detención más restrictivos en un marcado endurecimiento de la postura hacia las personas que solicitan asilo en el país. Se trata de la creación de nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que albergará a los recién llegados. Los CIE serán construidos en el transcurso de los próximos seis meses en las islas de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos; es decir, en las principales vías de entrada desde Turquía hacia la Unión Europea.

Por su parte, el consejo municipal de Lesbos negó por unanimidad aceptar un nuevo Centro cerrado. Instan al gobierno a descongestionar la isla y garantizar el control fronterizo.

El campo de Moria está totalmente saturado así como los terrenos de alrededor dónde la gente malvive en tiendas y estructuras montadas por las ONGs. La lluvia está inundando algunas tiendas de campaña dentro del campo. Tengo miedo de que cierren los campos y que nuestra vida pase a estar recluidos en un centro de internamiento…”. Nos comenta Ahmad I., un refugiado afgano que se encuentra desde hace más de un año en la isla de Lesbos intentando tramitar su petición de asilo.

El Ejecutivo de Grecia, que cifra en unos 75.000 los solicitantes de asilo en Grecia, anunció el pasado lunes 18 de noviembre, una reforma de la política migratoria que contempla, a parte de la construcción de los CIEs,  recortar los procedimientos, deportar a unas 10.000 personas antes de finales del próximo año y reforzar los controles en frontera. La propuesta propone también negar el servicio sanitario público cuando las personas refugiadas estén en la gestión de solicitud de asilo. La administración también planea crear una nueva unidad de policía fronteriza y cerrar las ONG que no cumplan con ciertos criterios.

El gobierno de derechas Nueva Democracia de Grecia, que asumió el cargo en julio, argumenta que los procedimientos más rápidos permitirán a los refugiados “integrarse más fácilmente en la sociedad griega y acelerar el retorno a Turquía de las personas cuyas solicitudes de asilo son rechazadas”.

Esta afirmación no deja de ser una falacia por parte del gobierno ya que denegar el acceso al sistema sanitario y construir centros de internamiento cerrados en lugar de los actuales campos en ningún caso garantizará una mayor adaptación en la sociedad de las personas refugiadas solicitantes de asilo. Al contrario, estas medidas buscan aislar aún más a las refugiadas y generar una marginalidad que garantiza una mayor vulneración de sus derechos y un mayor rechazo y estigmatización a nivel social.

La semana pasada, tras llegar a la isla, 28 solicitantes de asilo provenientes del África sub-sahariana fueron rechazados y deportados directamente ya que la administración no disponía de traductores” nos comenta Julia.

Traslado de un grupo de personas refugiadas en Lesbos hacía Atenas
Traslado de un grupo de personas refugiadas en Lesbos hacía Atenas

El gobierno griego argumenta que la mayoría de las personas que llegan a Grecia son inmigrantes económicos que deberían ser deportados y que Grecia ya no enfrenta una crisis de refugiados. Según ACNUR, sin embargo, el 85% de las personas que llegan son de Afganistán, Siria, la República Democrática del Congo, Irak u otros países que para nada siguen sufriendo conflictos violentos, ¿verdad…?

El portavoz del gobierno, Stelios Petsas, dijo: «Se debe enviar un mensaje claro a aquellos que planean o piensan venir ilegalmente al país cuando no tienen derecho de asilo. Deben darse cuenta de que si le dan dinero a un traficante para que los traiga a Grecia, lo perderán«.

Una vez más, ni el gobierno griego ni la Unión Europea está poniendo el foco en la raíz del problema y solo se plantean parches de contención y represión para causar miedo y evitar así que personas en peligro vengan a Europa. Pero si vienen es por que la situación en sus países de origen es aún peor…Hasta que no logremos entender esto y pongamos el foco en el origen del problema, ninguna medida, por represiva e inhumana que sea, contendrá a las personas refugiadas a venir a Europa en busca de una oportunidad para vivir.

En cuanto esto estalle, será entonces cuando nos pongamos las manos en la cabeza y lamentemos todo lo ocurrido. Una vez más, #shameOnEurope

Sigue toda la actualidad del proyecto  de la Crisis en:
https://www.instagram.com/la_crisis_30/
https://www.youtube.com/channel/UCPLz…
https://blogs.publico.es/ivan-rivera/