¿Callan los Borbones en los golpes de Estado?

Resulta, Felipe VI, que habían hackeado una de las cámaras de seguridad de la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero y transmitían en una web el contenido. Grabaciones de su vivienda 24 horas de dos diputados que representan a cinco millones de españoles. Lo que ha pasado y sigue pasando con Podemos sólo lo hemos visto en películas de mafiosos. Cosas de la Marca España: esto después de que el PP montara una policía política que se ha inventado pruebas contra los líderes de Podemos, después de que una red de medios corruptos, desde OK Diario, El Mundo y El Confidencial a las televisiones, publicasen esa información sabiendo que era falsa, después de que funcionarios del Ministerio del Interior viajaran a Nueva York a ofrecer favores a corruptos venezolanos, en nombre del gobierno español, para que dijeran que las pruebas falsas contra Podemos eran reales, después de las trampas de Montoro, el de la amnistía fiscal, filtrando información falsa a los medios para acusar falsamente de delitos fiscales. Después de todo esto ahora tenemos que, otra vez, una actuación de la guardia civil, que buscaba restablecer los derechos constitucionales de un ciudadano y su familia, su derecho a intimidad y seguridad, convertido, una vez más, en otro ataque a la Constitución. Como si la gente de Podemos no tuviera en España derechos constitucionales.

Con esa grabación a Iglesias y Montero alguien trataba de decirles a unos políticos que están desafiando al poder: sabemos dónde vivís, qué hacéis vosotros y vuestra familia, sabemos todos vuestros movimientos y tenemos patente de corso, tanta como publicar esta información en una web. Tenemos el control y la impunidad. Eso solo lo puede decir gente que se siente muy protegida. Como se siente protegido Inda, el cómplice de Villarejo,. Porque ya se sabe que es un mentiroso y un manipulador pero ahí sigue de plató en plató. Y esto solo se entiende en un entorno dictatorial. Porque por mucho menos tuvo que dimitir Nixon en Estados Unidos. El Watergate español deja pequeño al Watergate norteamericano. Y el nuestro, como siempre, con caspa y aliento franquista de cloacas del pasado.

Los partidos políticos callan, calla el PP, responsable de toda esta basura, calla Ciudadanos, que sostenía el PP mientras lo hacían, calla el PSOE, para no enturbiar las elecciones y calla también cuando dice que ya no existen cloacas. Callan como callan los medios, que han sido cómplices necesarios.

Es uno de esos momentos donde tiene sentido la función del Jefe del Estado. Porque está en juego el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, el juego democrático, la seguridad ciudadana, la confianza en las instituciones. Sería un momento ideal para que Felipe VI saliera a decir que es intolerable lo que ha pasado con los representantes de cinco millones de españoles. Ha tenido que dimitir al director de información de Pedro Sánchez pero solo porque ha sido imputado por el juez. Para que no salpicara al PSOE. No porque el Gobierno haya asumido la gravedad del asunto. Al revés, el Ministro del Interior, Marlaska, ha dicho que está todo bien. Es el momento ideal para que salgas a decir algo Felipe VI. Porque de lo contrario, esos cinco millones de españolas y de españoles que votamos a Unidos Podemos vamos a pensar, cuando menos, que no te preocupa este ataque a nuestra democracia porque no te parece grave. Y esto puede ser el particular 23F de tu reinado.