MierdaJobs

'Riders' durante la pandemia: recortes, drogas y falta de EPIs

Rubén es rider en Madrid y el pasado 12 de abril se puso enfermo de coronavirus. No se recuperó hasta el día 28 de abril y, durante ese tiempo, un familiar le sustituyó haciéndose pasar por él. 

"Sé que no está bien, pero tuvimos que hacerlo porque necesitamos el dinero. Yo en ningún momento he alquilado la cuenta a alguien sin papeles para lucrarme, pero si me pongo enfermo no entra dinero en casa y por eso un familiar tuvo que sustituirme", explica a Público.

El repartidor denuncia que en ningún caso la empresa le proporcionó guantes y mascarilla para trabajar y que, durante el primer mes y medio de emergencia sanitaria, los equipos de protección básicos eran prácticamente imposibles de encontrar y, si finalmente se encontraban, los precios estaban desorbitados.

"Yo gano poquísimo dinero y más ahora que ha caído la demanda. Hasta hace 10 días las mascarillas te podrían costar 10 euros… ¿Me explicas cómo podría haberlas pagado? Básicamente tendría que haber trabajado para comprarme mascarillas. Entre llevar dinero a casa y contagiarme tenía clarísimo que había que llevar dinero", lamenta.

Donaciones de material para los más precarios 

Como él, muchos riders se han encontrado con el mismo problema con respecto a los EPIs. Sus empresas no les han proporcionado nada y han tenido que buscarse la vida para conseguir material que les protegiese del virus. Por este motivo, varios repartidores se han unido para distribuir material de forma gratuita donado por una asociación murciana.

"Salo hemos repartido mascarillas en Madrid mascarillas porque es donde las han donado. Hemos repartido unas 400 mascarillas a riders de todo tipo de empresas", explica a Mierdajobs la plataforma Riders Madrid.

"Sabemos que en Valencia también se están repartiendo equipos de protección individual con ayuda de Compromís", añade.

"No hay que olvidar que comprar material ha supuesto un esfuerzo económico muy grande para los repartidores", finaliza.

Bajada sustancial de dinero

A la emergencia del coronavirus que ya de por sí ha supuesto una bajada de demanda que ha repercutido de forma directa en los riders, y por lo tanto una bajada sustancial de dinero, hay que sumarle la reducción de la tarifa base que ha instaurado Glovo.

A mitad del mes de abril, esta empresa redujo la tarifa base de sus repartidores a la mitad en pleno estado de alarma.

De esta forma la tarifa pasó de 2,5€ a 1'25€, una decisión que complica mucho un salario mínimo para los repartidores.

"Si ya de por sí era muy difícil ganar un salario mínimo de 900 euros como repartidor, con esta tarifa te tienes que tirar 12 horas al día montado en una bicicleta para conseguirlo", explicaron desde la organización Free Riders cuando salió la noticia.

Más problemas durante la crisis de la Covid

La bajada de salario y la falta de EPIs por parte de la empresa no son los únicos problemas a los que se están enfrentando los riders en plena emergencia del coronavirus.

El pasado 19 de abril saltó la noticia de que los narcos estaban utilizando a los riders como mulas involuntarias de la droga durante el confinamiento. Algunos repartidores acabaron en comisaría por trasladar droga sin saberlo en sus mochilas amarillas.

"Yo he repartido paquetes muy bien embalados que no sabía lo que había dentro", cuenta Mario, repartidor en Barcelona.

"Cuando me enteré de que los camellos nos estaban utilizando para transportar droga no me extrañó en absoluto. De hecho entre los compañeros hablamos y sabemos que hemos transportado droga sin saberlo", añade.

Otro punto que también se ha incrementado durante esta emergencia son los repartidores sin permiso de trabajo.

"Es de sobra conocido que hay repartidores que alquilan sus cuentas a personas sin papeles y se quedan con un porcentaje del dinero. Ahora, con la Covid la Policía está más atenta y busca a esos trabajadores sin papeles que se pueden meter en un problema…", cuenta Martino de Riders Madrid.

Unión de riders contra las grandes empresas

Ex trabajadores de grandes plataformas de deliveroo se han unido para crear "La Pájara", una cooperativa de cicloreparto en Madrid que sí contrata a sus trabajadores.

"De momento sólo somos cuatro, pero estamos intentando hacer una alternativa a estas grandes empresas que explotan a los trabajadores teniéndolos como falsos autónomos", explican desde 'la Pájara'.

Esta iniciativa intenta luchar contra la precariedad y busca fomentar el comercio de proximidad.