En bicicleta por Pekín

Presión, mucha presión

Eso es lo que tienen muchas de las estrellas chinas durante estas Olimpiadas. Jugar en casa tiene muchas ventajas, aunque en un país en el que las expectativas son tan altas puede ser contraproducente. Si no que se lo digan a Du Li, oro en Atenas. Participó el sábado por la mañana en la primera competición olímpica, la carabina a 10 metros, y todo el país contaba con que pudiera conseguir el primer oro para el equipo chino. Du Li sólo pudo quedar quinta.

Después de finalizar la prueba, Du Li lloraba frente a las cámaras de la televisión china. "Parece que no estoy preparada para tanta presión", decía. "Competir frente a la multitud en mi propio país es una presión que nunca había tenido antes".

Otros deportistas chinos han sucumbido también ante tantas expectativas. Entre ellos Zhao Yinghui, otra tiradora con varios campeonatos mundiales, y Tang Zongliang, que tampoco se pudo clasificar para las finales. Todos ellos compiten en las pruebas de carabina, donde la concentración es clave.

Yali (压力, presión) es una de las palabras que uno no tarda mucho en aprender en China. En un país en el que la pobreza era generalizada hasta hace poco, las nuevas oportunidades han traído también nuevas presiones (obtener buenas notas, entrar en una buena universidad, conseguir un buen trabajo...). La competencia, en un país tan poblado, añade todavía más estrés.

Los deportistas chinos consagrados, aquellos que son campeones mundiales y cuyas medallas se dan casi por descontado, son los que tienen más presión. En estos Juegos Olímpicos, China quiere ser el número en medallas de oro. Tener las esperanzas de 1.300 millones de personas sobre tus hombros es un peso de muchas toneladas. A todo esto se suma la presión del Estado: los deportistas han gozado de todas las facilidades materiales (sueldo, instalaciones...) durante los últimos años y ahora se espera que estas inversiones obtengan sus frutos. En ellos recae también la responsabilidad de conseguir "honor para su país".

Así las cosas, el deportista con mayor presión es sin duda Liu Xiang, oro en Atenas en los 110 metros vallas. Fue el primer deportista chino en conseguir una medalla de oro en las pruebas de atletismo, el primero que demostró que los asiáticos también podían ganar en las pruebas de potencia. Sobre él están puestas todas las esperanzas del atletismo chino. No me gustaría estar en su pellejo.