Persona, animal o cosa

ASIGNATURAS PENDIENTES- Alucina, vecina

Marta Nebot

Me da que los jóvenes de este país, entre los que todavía me incluyo, al haber respirado siempre aires de libertad, nos creemos que, en derechos fundamentales, está todo conseguido. Sin embargo, resulta que quedan sorprendentes asignaturas pendientes a las que parece que, por fin, les van a meter mano. ¿Alguien de mi generación (la del 75) se imaginaba que un señor que mata a su señora puede quedarse con la herencia y cobrar su seguro de vida para disfrutar tranquilo de su nueva soltería? Vamos, que más de uno habrá pensado: "si lo sé me la cargo antes". Aunque tengan que pasar unos años a la sombra, algunos, a la vuelta, tienen la cama entera para ellos, el mando, el piso y, con lo del seguro, pensión completa.

Hay otro caso igual de llamativo. Suponte que estás a punto de morir de viejo o que te pilla una enfermedad fulminante y, sin venir a cuento, la estás palmando porque, aunque parezca increíble, para morirse sólo hace falta estar vivo. Bueno, pues, si tienes pasta y vas a morirte por la privada, es muy raro que te nieguen un válium o algún otro analgésico legal o ilegal. Pero si tu economía no da para morirte a lo rico y vas a morir a lo pobre, dependes del médico que te toque. Que está de buenas y practica poco lo de meterse en vidas ajenas, pues te droga lo que tú quieras y te mueres tan contento. Que es católico practicante y practica tanto que pasa de ayudarte por si vas y te mueres un cuarto de hora antes, pues te jodes y te mueres como el médico quiere y cuando Dios mande.

¿No es flipante? Yo, al enterarme, me he puesto a ahorrar por si acaso no me llega. Porque las nuevas leyes al respecto –no hay crisis que por bien no venga- pintan bien pero nunca se sabe. ¿Y si la parca me pilla en Navarra, los médicos alegan objeción de conciencia,  y me mandan a morirme tranquila a otra parte? Pues ahí a los míos les tocará romper el cerdito e hipotecarse para darme el capricho de morirme como me de la gana.

Sobre lo otro, a mi novio no le he dicho nada para no dar ideas. Sólo le he comentado que no tengo seguro de vida, que de casarnos ni hablar, a menos que sea con separación de bienes, y que la moto la tengo a nombre de nuestro bebé para cuando sea grande.