Pato confinado

Receta de torrijas de Semana Santa

Receta de torrijas de Semana Santa.
Torrijas de Semana Santa. Foto: ValverdeRedactor / Pixabay.

Algo simple, antiguo, y mítico. Una rebanada de pan empapada de leche, almíbar o vino. Las torrijas son una de las recetas más típicas de Semana Santa. Fórmula que ha pasado de generación en generación, dulces antiguos. Consisten en unas rebanadas de pan nutridas con leche y dulce, que luego se rebozan con huevo y se fríen.

Es pura cocina de aprovechamiento. Es hacer un manjar con ingredientes estoicos, poco nobles. Un verdadero ingenio. Puedes utilizar pan del día anterior o integral. En vez de freírlas, también puedes dorarlas en el horno (una versión menos calórica; tras rebozarlas con el huevo, las pones sobre papel de horno y las cocinas hasta que estén doradas). Existen múltiples recetas y formas de hacer las torrijas. La que te presentamos a continuación es una de las más sencillas.

Receta de torrijas de Semana Santa

Ingredientes 4 personas:

  • 1 barra de pan del día anterior.
  • 600 ml. de leche entera.
  • 2-3 huevos.
  • 1 rama de canela.
  • 2 cáscaras de naranja y 2 de limón.
  • 1 clavo de olor.
  • Una cucharadita de esencia de vainilla.
  • 300 gramos de azúcar blanco.
  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • Aceite de oliva suave.
  • Sal.

1. Corta el pan y prepara la leche:

Corta el pan en rebanadas algo gruesas. Ponlas en una fuente (que estén un poco apretadas). Mientras tanto infusiona la leche. Pon en un olla 600 ml. de leche entera (unos dos vasos). Añade una rama de canela, varias cortezas de naranja, un clavo de olor, varias cortezas de limón, dos cucharadas de miel y una cucharadita de esencia de vainilla. Remueve y llévalo a ebullición. Cuando empiece a hervir, apaga el fuego. Pasa la leche por un colador y espera a que se temple.

2. Empapa el pan con la leche aromatizada:

Vierte la leche sobre las rebanadas de pan. Que se empapen bien (si el pan es fresco, necesitará estar menos tiempo en contacto con la leche). Espera cinco minutos y dales la vuelta para que se impregnen por la otra cara (la idea es que el pan absorba la leche, que esté blandito pero sin deshacerse). Bate en un cuenco dos huevos con una pizca de sal. Reboza las rebanadas en él. Ten una sartén con abundante aceite caliente. Fríe las torrijas a fuego medio alto. Dales la vuelta para que se doren por ambas caras. Sácalas del aceite y ponlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.

3. Endulza las torrijas:

Una vez templadas, pon en un bol abundante azúcar mezclado con una o varias cucharaditas de canela molida. Pasa las torrijas por esa mezcla, para que se adhiera el azúcar en la superficie. Deben quedar jugosas y tiernas en su interior.

Seguimos con una receta de buñuelos de viento.