Pato confinado

Receta de cazón en adobo

Cazón en adobo.
Cazón en adobo.

El cazón en adobo o bienmesabe es como si la bahía de Cádiz mandara la marea hacia tu garganta. Te llenas del sabor único: mezcla atlántica y mediterránea. Un pescado jugoso, bien marinado en el adobo, frito en el punto exacto.

El cazón es un tipo de tiburón que suele comerse en el sur de la península, donde se encuentra fresco en muchas pescaderías. Tiene una carne firme, blanca, con poca grasa, propia de los peces grandes, como la tintorera, o el pez espada. En adobo seguramente es la forma en la que este pescado realza mejor el sabor. Se debe marinar al modo tradicional, con pimentón dulce, ajos, comino, vinagre de vino blanco, orégano y un chorro de aceite.

Se dejan los trozos macerándose unas seis horas y se fríen cubiertos por harina. Esto hace que la carne del pescado quede jugosa y muy aromática. Si no puedes conseguir cazón, cámbialo por otros pescados, también escualos, como el marrajo o tintorera, o por rape, mero, palometa, pez espada...

Receta de cazón en adobo

 Ingredientes 4 personas: 

  • 500 gr de cazón o pescado similar.
  • Harina para freír pescado.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de orégano.
  • 200 ml. de vinagre de vino blanco (aproximado, en función de si lo quieres más o menos avinagrado).
  • 5 dientes de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 200 ml. de agua
  • Aceite de oliva virgen extra y para freír.
  • Sal gorda.

1. Prepara el adobo:

Mezcla las especias en un bol o fuente. Si los cominos son enteros, machácalos. Echa los ajos, sin su piel y algo machacados también. Añade el vinagre y aceite de oliva virgen y sal. Agrega 200 ml. de agua. Mézclalo. Introduce en la mezcla el cazón cortado en dados gruesos (retírale la piel y espinas si las tuviera). Deja que repose en la nevera, tapado con papel film, unas seis horas.

2. Fríe el cazón adobado:

Saca el cazón de su adobo y ponlo sobre un colador para que expulse el exceso de líquido. Pásalo luego por harina y fríelo en abundante aceite para freír (que cubra el cazón y esté caliente, pero sin llegar a humear). Que se fría durante unos tres minutos. Retira el cazón y pásalo por papel absorbente. Puedes servirlo junto a una ensalada.