Ruido de fondo

Un poquito de demagogia

Voy a hablar de la reforma de las pensiones, pero antes quisiera hacer una afirmación con la que quizás no esté de acuerdo todo el mundo: 2010 no ha sido un mal año y 2011 será todavía mejor.

Es cierto que los bancos españoles cerraron el primer semestre de 2010 con menos ganancias que el año pasado. Pero aún así, el beneficio ha sido de casi 8.000 millones de euros, que no está nada mal. Y no todo son noticias agridulces. Mientras la mayoría de los bancos españoles ha pasado de ganar muchísimo dinero a ganar simplemente mucho, los beneficios del grupo Botín casi llegan a los 9.000 millones de euros, un 1% más que el ejercicio pasado.

2010 ha sido un buen año no sólo para los accionistas, también para sus ejecutivos: la ex presidente de Banesto, Ana Patricia Botín, ganó en 2010 unos 3 millones de euros, un poquito más que en 2009. Y los Botín no son una excepción. Inditex de Amancio Ortega, el de Zara, otro ejemplo de buena gestión y flexibilidad empresarial, ha ganado en 2010 un 68% más que el año anterior.

El estado de los bancos y de las grandes empresas no es lo único que me hace ser optimista. A los viejos defensores de la contención salarial tampoco les está yendo mal. José María Aznar viene cobrando una pasta del grupo Murdoch y acaba de fichar por Endesa sin renunciar a su asignación de ex presidente. Exactamente igual que Felipe González, que cobrará 126.500 euros brutos como consejero independiente de Gas Natural sin renunciar tampoco a los 80.000 de dinero público. Lo dicho: 2010 no ha sido un mal año y este que empieza será todavía mejor.

Ay, iba a hablar de la reforma de las pensiones, que el Gobierno acaba de pactar con nuestros feroces sindicatos, pero me he quedado sin columna.