De los hombres de negro a la División Azul

La tesis doctoral de Francisco Camps se guarda con medidas de seguridad muy superiores a las que tenía el Códice Calixtino, las presuntas reformas de la ley electoral que el doctor angelicus extrajo de su prodigioso numen deben hallarse en el Índice de Libros Prohibidos de la Santa Iglesia Católica, los tesoros de su privilegiado cacumen no pueden estar al alcance de las masas indoctas que podrían tomarse a chacota tan sesudas reflexiones. Hacen bien en guardarlo bajo siete candados, con todas sus páginas selladas con el Top Secret. Absuelto del delito de cohecho impropio (cohecho era pero cohecho apropiado), el doctor Camps vuelve estos días a la actualidad de las pantallas y de los tribunales implicado en no sé qué manejos de la Fórmula Uno, acusado por haberse pasado de vueltas en el circuito imposible de sus sueños de grandeza. La tesis de Camps pone un punto de humor esperpéntico en un panorama agitado y confuso focalizado en los insondables caminos del laberinto griego y de su héroe más carismático y fotogénico, el ministro de Finanzas Varoufakis, un tipo duro que parece capaz de solucionar cualquier problema sin bajarse de la moto, sin corbata y sin pelos en la lengua, chupa de cuero de diseño y cabeza rapada de gladiador o de protagonista de un spot de perfumes varoniles. Dice Varoufakis que siempre lleva en el bolsillo su carta de dimisión, dispuesto a desenfundarla si, entre la Troika, la Merkel y el búnker bancario de la Internacional Capitalista, desbaratan sus planes y mantienen a Grecia bajo secuestro. Los héroes griegos siempre viven bajo la sombra del fátum, de la tragedia, enfrentados a unas deidades fatídicas y soberbias. Hercúleo trabajo el de limpiar los establos de Europa que acumulan siglos y milenios de inmundicia y de codicia, inmensos depósitos de iniquidad y de usura, de injusticia y oprobio.

Pero no todos son Espartaco, abundan los esclavos felices y satisfechos con sus sueldos de mercenarios y mamporreros. En esta lucha por el poder (poder decidir frente a coacciones y amenazas), en esta pugna por descabalgar a los apocalípticos jinetes de la Troika, a los que nadie eligió y nadie elegiría en las urnas, el Gobierno de Rajoy ratifica su absoluta sumisión a los amos. Rajoy, Montoro y De Guindos figuran al frente de una nueva División Azul al servicio del Eje. Hasta el presidente Obama, embarcado en sus últimos días de mandato en la lucha contra la desigualdad, se posiciona en el bloque aliado, hasta los burócratas de Bruselas ponen en duda los servicios y los oficios de la Troika, pero el Gobierno español, impasible el ademán (impasible el alemán, que cantaban los españolitos de la postguerra), siempre estará del lado de los fuertes contra los débiles y volverá a equivocarse de bando y de causa.

No les queda mucho, es un alivio, pero antes de irse procurarán dejarlo todo atado y bien atado, amordazado e hipotecado y luego buscarán un exilio dorado. Si Rodrigo Rato llegó a presidir el Fondo Monetario Internacional aún quedan esperanzas para nuestros mediocres, para los expertos en maquillaje de cifras y falseamiento de balances, para los que dicen que todo va bien y que este, en el que nos ha tocado vivir, es el mejor mundo posible porque es el único, mercado único, pensamiento único, o doblepensar orwelliano

Varoufakis, no te quites el casco, no te tires de la moto y desconfía de los  idus de marzo, que no hay que ser augur, ni examinar las vísceras de la aves, para vislumbrar ese horizonte de buitres, plomizo cielo de una Europa de plomo. Plúmbeo es el Gobierno de España, hombres de gris, grisáceos soldados de plomo, plomo fundido que quieren hacer pasar por oro en el eterno cambalache de este maldito carnaval de siglos.