La trama mediática

Catalunya en verde

Sabroso caramelo para la casta columnada, el aluvión de vídeos verderones de la campaña catalana. La libido opinativa está en cotas históricas. Agapito Maestre, por ejemplo, anda que se sube por las paredes de Libertad Digital: "Una vez que el estadito catalán ha reducido el sexo y el amor, últimos reductos de la individualidad, a efluvios y malas babas de putas y golfos, pretenden hacer lo mismo con el ámbito público". Y de su redactor jefe, Carmelo Jordá, ni les cuento. Allá donde pone el ojo, ve lascivia. Hasta en el avatar de la candidata del PP a lomos de una gaviota: "En vista del panorama me permito cuestionarme si con ese subirse a una gaviota no estaremos ante una involuntaria insinuación zoofílica". ¡Uf!

Metido a psicoanalista, el autor de uno de los minieditoriales de La Razón pontifica: "En realidad, la procaz estrategia revela la ínfima calidad de una parte de esa clase política y la pobre opinión que tienen de sus potenciales votantes". Tiene su gracia leerlo en el mismo periódico donde se ejercita a diario el rijoso confeso José Luis Alvite, que ayer mismo nos dejaba el estómago para el arrastre así: "Era joven y tuve mis mejores sueños en las peores camas. Me carraspeaba en la garganta el olor de las ingles".

S.S. también opina

Arden de deseos de saber qué dice Salvador Sostres de todo esto. Castigado en la edición de papel de El Mundo a hacer entrevistillas, hay que buscar su opinión en la versión digital. Él, claro, está muy a favor de los vídeos con jadeos y gemidos, aunque sean de su odiado PSC: "Una chica corriéndose es una magnífica metáfora de la alegría de estar viva, aunque esta izquierda que nunca ha creído en la libertad no pueda comprenderlo". Todos a una: ¡Puagh!

A nadie sorprende ya nada del "infortunado propalador de una especie repulsiva en Telemadrid", como lo adjetiva en La Gaceta Carlos Dávila. Sí, sí, Dávila. Eso sí, a Isabel San Sebastián, avalista del gañán bocachón en Telelideresa, que no se la toquen, porque por ella ¡ma-ta!. O cosa así: "Ahora, la pieza es San Sebastián, que es caza mayor para estos pertinaces de la algarabía y el paro (viven de eso porque son liberados) y que, con certeza, se han portado como corsarios secuestrando un vídeo pirata".

No es de extrañar que hasta a Martin Ferrand le entre el bajón y proclame en ABC: "Ser español, y que se regocije en serlo quien le venga en gana, es una carga y comienza a ser un aburrimiento".